Instagram Widget

header ads

¿De dónde viene la fascinación por los tacones?

No hay método más efectivo para una mujer de ser el centro de atención que usar los tacones más lindos del lugar. No sólo porque las hace sentir más sexy, sino porque es un fetiche sinónimo de sensualidad y excitación no sólo para los hombre, sino hasta ellas mismas.

Según Helen Fisher, antropóloga de la Universidad de Indiana, cuando una mujer usa tacones altos, su espalda se arquea, echando el trasero y hacia atrás, para mantener el equilibrio, lo que acentúa el busto, todo esto como respuesta sexual y hormonal a la inclinación del cuerpo.

Sin tanto rollo, quien usa tacones, se da cuenta que se ve mejor, provocando sentirse más sexy y a los hombres les fascina lo que ven, así que el dolor y sufrimiento que viene al ponérselos, paga con beneficios que van más allá de sólo verse bien, sino que te hacen ver más alta y atractiva y hasta mejoran tu vida sexual, según María Cerruto, afamada uróloga italiana. 

Unos tacones no sólo levantan las pompas, sino que te hacen ver más alta y atractiva, y como 


“Cuando una mujer usa tacones, los músculos del suelo pélvico se encuentran en una posición que aumenta su fuerza y la habilidad de contracción. Estos músculos son un componente esencial en el cuerpo femenino”, explica la especialista.




No sólo ayudan a gozar más el sexo, sino que le dan un gran apoyo a la vejiga, el intestino grueso, el útero y otros órganos, por lo que usar tacones no sólo es cachondo, sino que te provocará más placer en el momento más importante y te ayudarán a estar saludable.



Este gusto no es sólo un fetiche, sino una manera de coquetería kinética, ya que al usar tacones se acentúan algunos patrones de la mecánica al caminar que te ayudan a dar pasos más cortos, con mejor ritmo y hacen que gires tu cadera, lo que hacen que ellas simplemente ¡se vean geniales!

GDLPost