Instagram Widget

header ads

¡Depílate sin dolor!

Uno de los rituales más dolorosos de muchas mujeres y también unos cuantos hombres es el de depilarse por hábito o por alguna ocasión especial.

Y como ya sabemos que es un proceso muy sufrido, te pasamos tres técnicas que te ayudarán a pasar por ese momento con menos dolor.

Bandas de Cera fría






Esta es la mejor alternativa para depilarte sin  dolor ni la molesta irritación. Como sabrás, el método de la cera caliente consiste en untarla sobre tu piel y colocar un pedazo de tela que después vas a desprender fuertemente con tal de eliminar el vello. Como su nombre lo dice, estas bandas ya contienen cera fría y lo único que tienes que hacer es colocarla sobre la zona con vellos, esperar unos segundos y retirarla. En realidad es muy fácil de usar; además, existe una gran variedad de tamaños para cada zona de tu cuerpo.


Cremas depilatorias


¿Cansada de desprender tus vellos con jalones insoportables? Damas, les presento la crema depilatoria. Tan solo debes untarla sobre las zonas a depilar, esperar unos minutos y retirar con una bola de algodón. Eso sí, procura presionar un poco el algodón para retirar con más fuerza el vello. Cabe mencionar que algunas cremas contienen su propio rastrillo de plástico que hace esta tarea mucho más fácil. A pesar de que no duele, admito que sí huele un poco fuerte. Fuera de eso es ¡perfecta! Te la recomiendo sobre todo si eres una chica principiante en el tema de la depilación.


Miel con azucar y limón




Un método completamente casero, fácil y económico. En pocas palabras, la miel combinada con azúcar y limón es una cera casera, pero no contiene ninguna clase de químico por lo que es menos dolorosa. Además, no irrita tu piel ni tampoco provoca la aparición de granos y estas razones la hacen perfecta.


Necesitas:
1 taza de azúcar
1/4 de taza de jugo de limón
1/4 de taza de agua


Preparación:


Mezcla super bien todos los ingredientes en un tazón hondo y calienta en el microondas durante cinco minutos. También puedes calentarlo a baño María durante diez minutos a fuego lento. Una vez que la consistencia sea espesa, retira la mezcla del fuego. Deja enfriar la cera casera durante una hora ¡y listo! Después, unta la cera sobre la zona a depilar, espera unos minutos y retira con un pedazo de tela.