Instagram Widget

header ads

Multas a los "chistositos"


Hasta ahora todo había sido un llamado a la consciencia, mañana será una multa.

Sólo 15% de las llamadas que se registran en teléfonos de emergencias son reales, y esto quiere decir que casi 27 millones de comunicaciones sólo han salido de la imaginación de un número relativamente menor de ciudadanos irresponsables.

Este fenómeno sin duda es un lastre para nuestras administraciones públicas, ya que representan un despilfarro importante de recursos que van desde gasolina, desperdicio de horas hombres, pero sobre todo, falta de atención por parte de elementos de seguridad pública, protección civil, paramédicos y cuerpos de bomberos en donde sí se les necesita.

Mucho se critica los tiempos de respuesta que hoy les toma a este tipo de elementos para acudir a llamados de cualquier índole, sin considerar que muchas veces vienen de haber perdido el tiempo por lo menos en un evento en falso de manera previa.

Imagine el efecto psicológico que las llamadas en vano generan en estos cuerpos de seguridad y rescate: ¿con qué actitud -consciente o inconsciente- espera que un elemento de policía acuda a un llamado cuando menos de 2 de cada 10 son bromas o falsas alarmas?

Por supuesto, en escencia, los cuerpos de rescate, seguridad y protección deben permanecer alerta y atender cualquier llamado con prontitud, eficacia y atingencia, sin embargo, hacerles la vida más sencilla nos beneficiará a todos: mayor oportunidad a cada llamado, capacidad y atención optimizada y maximización de recursos.

Sin embargo, en unas semanas ya no sólo será cuestión de consciencia y prudencia, sino de consecuencia y castigo y las penas por hacer un llamado en falso a este tipo de números podrá ir de los 3 mil pesos hasta los 74,590 y de tres meses a tres años en prisión.

Si no fuera triste el caso de por sí, se tiene demografizado el modus operandi de estos graciosos, y se tiene identificado que niños y adultos realizan este tipo de bromas de mal gusto dependiendo de los horarios; los niños en el día y los adultos más tarde.



Hoy las tecnologías comunicativas digitales hacen factible tomar medidas como estas, lo triste es que se haya tenido que tipificar una sanción de este tipo, reflejo de que en nuestra comunidad no tenemos noción de la importancia de tener servicios tan valiosos como lo brindan la seguridad pública, protección civil y rescate, a pesar de las áreas de oportunidad que aún existan en sus estructuras operativas.

Desde aquí, apoyamos cien por ciento las sanciones a los chistositos que no tienen una manera mejor de pasar el tiempo, seguramente los beneficios por la optimización de recursos en estos organismos será notoria en muy poco tiempo.

Por: Orson Ge
Twitter: @orsonjpg