viernes, 24 de noviembre de 2017

Nunca tomes café en ayunas


Uno de los placeres más grandes de la vida es tomar tu café calientito en la mañana, sin embargo debemos aprender a hacerlo de un modo que no dañe nuestra salud.

Puedes casi sentir cómo la cafeína entra en tu torrente sanguíneo y finalmente todo aquello en tu cuerpo que seguía dormido comienza a despertar, lo más importante, la mente. Beber este elixir del Olimpo reduce la mortalidad entre 8% y 18% dependiendo de tus características físicas, sin embargo, si lo haces antes de tomar el desayuno, podría ocasionarte serios daños.


El menor de ellos es la acidez, ya que acelera la producción de ácido gástrico, lo que también te podría provocar indigestión o gastritis, sin embargo, en un grado más severo, podría afectar tu ritmo cardíaco.

El sueño también se ve afectado. El consumo de café en la primera hora del día reduce la producción de cortisol en tu organismo, y ésta es la hormona encargada de tus niveles de energía y alerta durante el día, efecto que puedes aminorar si consumes alimentos antes de tomar tu deliciosa taza de cielo negro en presentación líquida.

Además, si eres de los que acostumbra ponerle crema, azúcar, crema batida y chispas de chocoloate, ya no estás tomando café sino una versión adulta (y cara) de choco-milk con cafeína, y que si además lo acompañas con galletas, lo que no te ayudará a mantener una figura saludable, ya que nunca quemarás esa energía que estás consumiendo en una jornada godínez regular sin ir 3 horas al gimnasio.

Así que ya sabes, como todo en la vida, tenemos que aprender a hacer las cosas, por más simples que parezcan, y si vas a tomar tu café por la mañana, por favor, que sea después del desayuno.

GDLPost


Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search