viernes, 20 de abril de 2018

Tres cosas que debes saber de la eliminación del fuero

El pasado jueves 19 de abril pasa a la historia como el día en que los diputados, por unanimidad, aprobaron una reforma constitucional que elimina la figura del fuero para funcionarios de alto cargo, legisladores, alcaldes y otras figuras de cargos públicos que hasta hoy gozan de inmunidad por la naturaleza de su cargo.



Sin embargo, antes de cantar victoria y dar las cosas por hecho hay tres cosas que debes saber acerca de esta reforma. 

El origen del fuero
Aunque sabemos que hoy el fuero es un tema espinoso y que causa mucha indignación entre grandes sectores de la sociedad, éste no siempre tuvo una connotación negativa, ni fue una figura de abuso para que funcionarios abusaran de sus facultades y poder. 

Como un elemento de alta honorabilidad para quien lo portara, el fuero nació para proteger a legisladores y funcionarios de oposición de ejercer su libertad de expresión sin ser injustamente castigados por un régimen autoritario, por lo que su implementación representó también un momento histórico para el ejercicio de la democracia, la libertad de ideas y la expresión de las mismas, sin embargo, las facultades que éste otorga, lo pervirtieron en una excusa para el delito, la tropelía y la injusticia, motivo que llevó a la opinión pública a pedir su eliminación a gritos, petición que hasta ayer parece haber sido escuchada y atendida.



La reforma no es inmediata
Si bien, la propuesta de reforma fue aprobada por unanimidad en lo general y lo particular por la Cámara de Diputados, este mismo proceso tendrá que repetirse entre los senadores, quienes por mayoría -es decir, no es necesaria la unanimidad que aconteció en diputados- tendrán que aprobar la medida para que a su vez pase a las legislaturas locales, de las cuales 17 tendrán que aprobarla para que entonces sea publicada en el Diario Oficial y se designe una fecha de entrada en vigor.

La reforma no es retroactiva
En caso de quedar implementada, la reforma no servirá para enjuiciar a funcionarios cuyos cargos se hayan designado previo a su aprobación, sino a posteriori. Esto quiere decir que es muy posible que quienes resulten electos en el próximo proceso queden sujetos a la modificación a la ley, lo que disiparía dudas con respecto a puestos plurinominales designados en las presentes candidaturas.

Como todos los cambios, este principio de reforma tiene sus claroscuros, ya que la abolición del fuero regresaría poderes otrora perdidos a las cabezas de gobierno, que en caso de concretarse una mayoría importante en una legislatura, se corre el riesgo de un régimen autoritario y parcial.

Todavía falta bastante por caminar en este proceso, pero el inicio es, sin duda, histórico.
GDLPost

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search