miércoles, 25 de julio de 2018

Vigilar al nuevo gobierno: ¿por dónde empezar?

Los días posteriores al primero de julio varios ciudadanos expresaron la intención de vigilar las futuras acciones de gobierno de Andrés Manuel López Obrador. 



Surge entonces una pregunta: ¿cómo se concretará tal intención? 

De llevarse esto a cabo, las consecuencias serán positivas. Por una parte, podría aumentar el grado de información que los ciudadanos tienen en relación a los temas políticos. 

En época de campaña es natural que bombardeados de información electoral por distintos medios y ante la oportunidad de elegir a los gobernantes, el interés aumente. Pasada la campaña y definidos los ganadores, la avidez de conocer del acontecer en la política nacional es mucho menor. 

Siendo así, el solo hecho de estar informados sería ya de suyo una victoria. 

México tiene un área de oportunidad en la lectura, es posible que la intención de vigilar lleve a que la gente lea más: datos de la Encuesta Nacional de Lectura 2015 muestran que “(…) ver la televisión es la principal actividad recreativa de la población, ya que más de la mitad reportó esta práctica como una forma de entretenimiento. Leer fue mencionado por un 21%. Leer revistas u otros materiales de lectura fue reportado por casi un 6%”. (Encuesta Nacional de Lectura y Escritura 2015). En un tono muy optimista podemos pensar que estarán algunos ciudadanos vigilando al gobierno informándose, la gran mayoría de ellos, por la televisión y un porcentaje menor por otros medios. 

Otra posibilidad de concretar la intención de vigilancia es que los ciudadanos quieran comprometerse en dar seguimiento a acciones de gobierno en un tema específico; seguir todos los temas sería una labor imposible. Ante tal supuesto, los ciudadanos requerirían empaparse cada día y profundizar en la realidad y las propuestas concretas que pretendan transformar al país. 

El segundo planteamiento tiene una riqueza mayor al primero: es mejor saber más de algo a profundidad que casi nada de mucho. Más allá del nivel uno y del nivel dos, aparece otro grado de vigilancia cuando se traduce en un compromiso concreto. Lo anterior significa que los ciudadanos deciden informarse, conocer e impulsar políticas públicas concretas. Si esto llega a suceder en México, pasaremos de la crítica a la propuesta, de lo destructivo a lo constructivo, de la indiferencia al activismo. 

¿Por qué no comprometernos y nos convertimos en auténticos ciudadanos? 

Ejercer la ciudadanía significa superar la superficialidad y navegar las profundidades de la vida en comunidad. El país es nuestro, no es de Andrés Manuel López Obrador ni de ningún político, y tampoco lo es de los partidos. Si afirmamos que vigilaríamos al nuevo Presidente, pensemos de aquí al primero de diciembre por dónde empezar.

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search