jueves, 30 de julio de 2020

Apretar el botón... credibilidad a prueba

El Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez logró trascender en el plano nacional al adelantarse a los pronósticos que la federación hacia frente a la pandemia, comenzó con acciones preventivas que derivaban de la obligatoriedad del uso del cubre bocas, que luego fue cuestionado y calificado como una violación a los derechos humanos, fue sin duda el comienzo de una confrontación que politizó una medida que buscaba concientizar a la población de un virus que hoy tiene arrodillada a la economía y los sistemas de salud a nivel global.

El gobernador regañó severamente en redes a quienes no entendieron el resguardo y el objetivo del mismo, a quienes salieron a las calles sin la mínima protección, se convirtió en trending topic de redes sociales y dividió aún más a la sociedad que visualizó tintes políticos en decisiones que se tomaban respecto al manejo de la pandemia.

En el medio de esta crisis, la Universidad de Guadalajara, quienes con expertos en diversos temas, junto con un consejo empresarial y de salud crearon una mesa de trabajo permanente para evaluar al día el comportamiento social y de ahí reabrir negocios y condiciones para la nueva normalidad, si embargo, y ante un eventual escenario, el Gobernador salió nuevamente y lo dijo claro, si en cualquiera de los 2 escenarios, sea por contagio o la ocupación hospitalaria aumente tendremos que apretar el botón de emergencia y parar toda actividad por 15 días; mensaje que era enviado al empresariado para que éste enviara a su vez a los empleados que de la casa al trabajo y viceversa o de lo contrario había una afectación desde un descanso obligado sin goce de sueldo hasta un cierre definitivo.

Pero el tema no queda ahí, este fin de semana se rebasó el número de contagios, suficiente razón para apretar el botón según el criterio de la mesa y la advertencia del Gobernador, de por medio está la presión del empresariado quien advierte que la activación de un confinamiento tendría como consecuencia que al menos 300 empresas en Jalisco cierren definitivamente y que al menos 30 mil despidos se den de facto. El Gobernador no tiene fácil la decisión, por un lado la salud Pública y pro el otro la economía que por cierto tiene un apartado en estrategia de 6 mil 200 millones de pesos de un crédito que recientemente fue aprobado por el congreso, y el cual pretende reactivar la economía, pero no existe un apartado que considere el salvamento de las que, por la decisión se declaren en quiebra o suspensión de pagos.

A diferencia del primer confinamiento, en gobierno del estado contempló apoyos económicos a diversos sectores, incluso a informales, con resultados aún cuestionables, para esta posible activación del botón, nada, sólo los 15 dias de confinamiento con las consecuencias arriba mencionadas bajo la óptica de Coparmex.

En las próximas horas sabremos el resultado de la “decisión” que pone al Gobenrador en el trabucle de entre cumplir su palabra y ejecutar la acción o buscar argumentos para no hacerlo y generar alguna estrategia para que los niveles de salud pública frente a la pandemia bajen, pero ahí está también la gente que polarizada arremete ahora en la calle, en el centro comercial, en la tienda al que no usa cubrebocas, hay hasta enfrentamientos por ello, el asunto está en suspenso, pero apretarlo o no, ya tiene una consecuencia para el Gobernador que le va como al cohetero…

Ramiro Escoto Ratkivich

Twitter: @Ramiro_Escoto

 


Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search