martes, 28 de julio de 2020

"Botón rojo" ¿de quién es la culpa?



El pasado 20 de marzo, el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, solicitaba el apoyo de los jaliscienses a través de un comunicado que decía:

“Jalisco necesita que de aquí al miércoles no salgamos de nuestras casas si no es para lo estrictamente necesario. No se trata de prohibiciones de gobierno. Se trata del compromiso de todos con nuestra gente, con nuestro estado y con nuestro país”.

130 días de encierro después, con más de doce mil casos confirmados y más de mil cuatrocientos muertos a causa del covid 19, el Gobernador advierte ante la posibilidad de apretar el dichoso botón rojo, ese al que hiciera referencia a principios del mes de julio y que ante el elevado número de casos, se vuelve una medida casi desesperada por controlar el ciclo de contagio del virus. 

Aunque muchos lo nieguen, existe una realidad abrumadora, la curva no se está aplanando, al menos no como intentan vendernos desde Palacio Nacional, desde mediados de abril y con un Presidente al que sólo le importan sus escenarios, su verborrea "inmamable" y la rifa de su mentado avión.

Si bien es cierto que el manejo de la pandemia, así como de las cifras de muertos, ha sido desastrosa por parte de las autoridades federales, existe una realidad que aunque a muchos les duela, es ineludible.  Una gran parte de los jaliscienses también son responsables, del estado actual de la pandemia.

La gente no se está cuidando tal y como lo demuestran fotos y publicaciones exhibidas en diferentes redes sociales, con sus viajes a la playa, al bosque con todo y paseo a caballo, las comidas familiares, festejos de cumpleaños con más de 15 personas en los que por cierto brilla por su ausencia el uso de cubrebocas, desayunos "entre amigas", gente brindando en los restaurantes, “dando la vuelta en centros comerciales” o en la calle sin la más mínima protección. 

Pareciera entonces que quienes aun nos resguardamos, somos los tarados en ésta situación.

Es de hacer notar el egoísmo que dicha acción, por insignificante o exagerada que a muchos les pueda parecer, representa en el ánimo colectivo de quienes sí se comprometieron con aquel llamado del Gobernador hace apenas unos meses.  Lamentablemente, es algo que no muchos están dispuestos a cumplir, toda vez que no se les pega la gana.

Total, “a ellos no les va a pasar nada”.   Al menos no hasta que algún cercano, enferme y muera.

Así es la solidaridad del tapatío en tiempos de la pandemia, a quien por cierto, no le pidieron que racione su comida o de albergue a su vecinos desplazados, tampoco le pidieron que deje de usar su coche a falta de combustible por destinarlo a las fuerzas armadas, mucho menos que se resguarde ante los constantes bombardeos.  

No, a los jaliscienses simplemente nos pidieron que a menos que fuera esencial, nos quedáramos en casa.  Y ni siquiera eso pudimos hacer bien.

Creer que una pandemia como la que estamos viviendo, iba a ser cosa de 5 días fue parte del error.   Tal y como lo fue, en su momento, ponerte bravo en tres ocasiones contra el gobierno federal y después recular, también en tres ocasiones.

Interesante será ver a esos mismos "desenfadados y desentendidos" renegar y criticar cuando las autoridades tengan que oprimir el botón rojo.

¿Usted qué les diría?

¿Cómo para pensarse no lo cree?

@jpaltamirano

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search