jueves, 23 de julio de 2020

El TP-01 y el cuerno de la abundancia



Regresó de California el avión Presidencial, el TP-01 José María Morelos Y Pavón, la misma aeronave que ha servido al presidente para sus discursos mediáticos que han planteado como el cuerno de la abundancia el material suficiente para satisfacer necesidades apremiantes. 

¿Cómo?

Muy sencillo: partiendo de que, desde campaña, este aparato y su costo significó la promesa de satisfacer programas asistenciales, así como el de generar presupuestos en favor de la nación que permitan con ello devolver al pueblo lo robado o malgastado de los gobiernos anteriores.

Pero lo único cierto en este tema, es que este avión ha resultado más caro tenerlo guardado, el extranjero y además con la depreciación misma que el mercado advierte; en el discurso, el presidente se ha comprometido una y otra vez a tener el dinero de esa venta y aplicarla, pero hoy esas palabras están como granada en la mano y sin seguro, porque ninguno de esos planes se ha cumplido, porque no existen compradores interesados, al menos no hasta ahora de manera pública, y aunque estamos hablando de que una declaración hecha la semana pasada por el mismo mandatario aseguraba que había una negociación para que el TP-01 tuviera dueño, la negociación tendría que ver con dinero y equipo médico, y que por razones de seguridad no se podía revelar el nombre del interesado.

El avión ya está aquí, en el hangar presidencial, esperando a una conferencia mañanera programada para este lunes 28 de Julio, donde seguramente reactivará la venta de los “cachitos” porque en realidad no se han logrado colocar para el sorteo ni el 25% cuentan notas periodísticas.

Llegó para ocupar las primeras planas de la semana, donde seguramente el embate será la consecuencia de la renuncia del titular de la SCT y levantar nuevamente una cortina de humo gracias a este avión que le ha dado mucho al presidente, y que de venderse de verdad, le quitaría el cuerno de la abundancia en el discurso y la intención de su proyecto 2021.

Lo cierto también es que de las subastas hechas el año pasado a aeronaves del estado, tampoco tuvieron éxito ni poder de convocatoria, y ante la solicitudes de transparencia sobre el costo de los viajes del presidente y su comitiva, o los dobles viajes, unos en avión comercial y otros en aviones de la fuerza aérea mexicana (como ocurrió recientemente a Washington) así como los vuelos especiales por las cenizas de José José, así como el regreso a México de Emilio Lozoya entre otros dejan también un sabor de apariencias y no de congruencia sobre lo que realmente es administrar una flota aeronáutica al servicio del estado.

Al tiempo, pues, no de que se venda el avión, sino el precio que implica tenerlo , mantenerlo y que dure como lámpara de Aladino, generando expectativa y oasis en un sitio donde cual desierto ya no tiene nada.

Ramiro Escoto Ratkovich
Twitter: Ramiro_Escoto

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search