lunes, 27 de julio de 2020

Hoy quiero hablar

Nunca antes se había hablado tanto desde la palestra presidencial. Eso es verdad.



Sin embargo, lo que alguna vez se planteó como "informe al pueblo", ha pasado por las etapas de talk show, cafecito tempranero, y revista matutina con monólogos bien pensados en su público principal: él mismo.

Con personajes bien definidos: el héroe, sus aliados, el enemigo y sus malvados objetivos, el público tiene una historia construida. Para algunos apasionante, para otros enervante, la realidad es que desde Diciembre de 2018, la agenda se dicta desde ahí, y difícilmente se tocan otros temas en el día, o lo que resta de la semana.

Este lunes, el presidente hizo una súplica respetuosa: él sólo quería hablar del avión.

No es como que otros días pida permiso para hablar del tema que ocupa los lugares principales de su agenda, pero la invitación fue para la prensa, para que no se salieran del tema -que a su juicio- era el más importante: exhibir cómo se gobernaba otros días.

Pidió que no se hablara del huracán, y me pregunto cómo se habrán sentido sus adeptos y sus "adversarios" en Tamaulipas y Nuevo León al pensar que el líder de nuestro país prefiere dejar el tema para otro día, quizá, mientras aún se encuentran literalmente con el "agua al cuello". Hoy quiero hablar de eso.

También se pidió que no se hablara de economía, mientras que cada hora, según la estadística, siete negocios están cerrando sus puertas de manera definitiva en todo México. Ese tema tiene a casi 170 familias aterrorizadas de lo que será el futuro, de su supervivencia, de su porvenir. Hoy quiero hablar de eso.

Que no le pregunten de los homicidios, pidió. Mientras rompemos cifras históricas y los abrazos demuestran su ineficacia. Las abuelitas, los padres y aquellos a quienes pidió hablar con sus jóvenes, lloran desesperados en sus casas, sin saber si quiera si a la máxima autoridad del país le importa el tema, porque parece que es postergable, que habrá un mejor día para resolverlo. Hoy quiero hablar de eso.

Toda petición es lícita, y todos tienen derecho a pedir, y sus locutores a conceder.

Cierro la columna de hoy con una pregunta: 

¿Usted de qué quisiera que hablara el presidente?

Orson Ge
Twitter: @OrsonJpg

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search