miércoles, 12 de agosto de 2020

La "Caja China de Lozoya"


El circo mediático que representa para el Presidente López Obrador, el caso Lozoya, es sin lugar a dudas, uno de los mejores ejemplos de lo que en el argot político significa, una caja china.


Desde su detención en España hasta su extradición, López Obrador estuvo evadiendo el tema, diciendo que sería muy respetuoso de los debidos procesos, ya en su momento él mismo había dicho que no investigaría el caso Odebrecht, incluso en febrero pasado, la Fiscalía General de República (FGR) habría obtenido un amparo definitivo bajo el artículo 218 del Código de Procedimientos Penales que protege los datos de la investigación, para no revelar absolutamente nada de todo lo relacionado con los sobornos millonarios a ejecutivos de la pasada administración para la posterior obtención de contratos.

¿Qué pasó?

Llegó la Pandemia del Covid-19 y con ella los muertos, seguida de la peor crisis económica en 100 años, lo que en opinión de diversos analistas, pone a México en niveles económicos de 1997.

Con todo este panorama, producto de la emergencia sanitaria (que no crisis, dado que el ejecutivo nunca quiso hacer esa declaratoria, debido a las implicaciones fiscales que implicaba, contrario a todo lo visto en más de 150 días en su posición respecto de los empresarios.) a López Obrador, le viene bien poner en su agenda el tema de Lozoya y todo cuanto involucre a funcionarios de la pasada administración, a quienes hasta este momento no ha tocado, ni podrá tocar toda vez que los delitos por los que podría procesárseles ya caducaron.

López Obrador debe estar al tanto de la realidad sobre la Pandemia, sería inhumano que no fuera así.  Sin embargo, tratándose de “Su Legado”, el Presidente seguirá ocupado en lo que, de acuerdo a sus intereses, es lo que le conviene al país, a pesar de tener que dar otro mensaje en cada una de sus homilías mañaneras.

La caja china con Lozoya y sus supuestos videos dentro de ésta, será un distractor que alcance para un par de semanas, antes de la marcha con antorchas que pretende llevar a cabo López Obrador al más puro estilo Nazi, Cubano y Chavista.

Aunado todo eso a su enemigo favorito el ex-presidente Felipe Calderón.

Cómo para pensarse ¿no cree usted?

@jpaltamirano

 


Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search