martes, 18 de agosto de 2020

Sin que nadie lo pidiera


Jalisco se volvió a salvar del famoso "botón rojo" que volvería a paralizar actividades no consideradas esenciales en Jalisco.


Francamente, al ritmo que va el país entero, parar -de nuevo- todo en seco será todo una de las más grandes apuestas de Enrique Alfaro en su carrera política.

Mientras estados como Campeche han evolucionado a semáforo amarillo, la incidencia semanal de casos en Jalisco se acerca peligrosamente a los 400 contagios que puso como tope el Gobernador del Estado para la activación del "botón de emergencia" que implicaría el cierre de decenas de miles de comercios nuevamente.

Sin embargo, el discurso del Gobierno Federal apunta a una disminución de la curva, en comunicación política representa una encrucijada ponerse la capa del héroe que está dispuesto a todo para proteger a sus gobernados, mientras al mismo tiempo se acepta que es el único estado al que las cosas se le salieron de control, pues no habría, por lo menos hasta el momento, quien hubiera dado marcha atrás.

Menudo embrollo en el que se metió -sin que nadie lo pidiera- el Gobierno del Estado, el indicador no contempla recursos de instituciones privadas, y sin embargo, no parece dar marcha atrás.

Editorial GDLPost


Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search