miércoles, 9 de septiembre de 2020

Amlo y su papel de víctima

Atrás, muy atrás quedaron los tiempos de Fox y su famoso “¿Y Yo por que?” cuando le pidieron su intervención directa en el asunto de canal 40, así como el “Ya se que no aplauden” de Peña, cuando la prensa dejaba de alabarlo. El desencanto que comenzaban a experimentar los hoy expresidentes y su ríspida relación con la prensa a partir de los señalamientos en torno a su desempeño en la administración del país.



Estos mismos temas, en su momento fueron retomados y hasta criticados por el hoy presidente de México López Obrador; la pequeña diferencia, es que en aquellos ayeres, además de desavenencias y críticas, había algunos avances en materia de administración pública e inversión. Al día de hoy, las cosas son muy distintas con un presidente instalado en papel de víctima. Un presidente que decidió hace meses hablar del pasado, para no tener que abordar los temas que se le han salido de las manos.

Cualquier crítica hacia el ejecutivo siempre es tachada, por su titular, de ser “un ataque orquestado por los conservadores” que sólo tratan de descarrilar su movimiento; López Obrador no sólo ha ido en contra de sus promesas de campaña, sino que además ha ido en contra de todo cuanto representaba su más alto estandarte en cuanto a términos de nacionalismo se refiere, Benito Juárez. Para los historiadores resulta lúdico y hasta risorio la manera tan burda en que le presidente utiliza a este histórico personaje para tratar de fijar en la opinión pública (al menos de sus seguidores) el discurso de su compromiso con los más pobres y el ataque frontal a la corrupción. 

Pero veamos, en apenas 19 meses de gestión los temas pendientes siguen siendo muchísimos; no hay ningún detenido o empresa responsable por el famoso “huachicoleo”, la liberación de Ovidio Guzmán y la posterior “comidita y saludo” a la abuela fueron motivo de burla internacional, la reciente renuncia del director de la Lotería Nacional a una semana del magno sorteo concerniente al Avión presidencial TP-01 es un duro golpe a uno de los temas torales del presidente, aunado a la promesa de destinar el dinero de la rifa para insumos médicos, lo que sin duda hace preguntarse ¿pues no que estábamos listos par ala pandemia?, siguiendo los temas pendientes, el desabasto de medicamentos para niños con cáncer, la terquedad a portar el maldito cubrebocas, al asalto al INE y las empresas de familiares vinculados a Zoe Robledo, las casas de Bartlett, los contratos de compra de carbón al Senador Armando Guadiana bajo el argumento de reducir los costos de operación en la CFE, los video escándalos que involucran al hermano del Presidente y el teatro de Lozoya, todo eso por mencionar tan sólo algunos. Quizá de todo esto, lo más grave, sean las dos veces que públicamente ha salido a contradecir al Secretario de Herrera al dar el estado que guardan las finanzas públicas y la crisis económica que se avecina.

Lejos de ofrecer certidumbre a inversionistas extranjeros y nacionales, de brindar certeza a la población y de actuar como un verdadero jefe de estado, López Obrador ha preferido actuar como una víctima esperando que Jesús Ramírez, su vocero, articule sus estrategias de ataque cibernético a través de las granjas de bots, de las que el mismo presidente se ha atrevido a negar en reiteradas ocasiones, culpando incluso a Twitter de prestarse al golpeteo de su movimiento.

Pareciera que en verdad el Presidente ha perdido el piso y que será responsabilidad de los ciudadanos, emprendedores y empresarios, junto con los 10 gobernadores que han decidido abandonar la CONAGO, quienes tendrán que ponerse de acuerdo para formar un verdadero bloque opositor que haga frente con propuestas serias esta 4T, que sólo atina a desviar la atención de aquellos temas que no le convienen.

¿Cómo para pensarse no lo cree?

J.Pablo Altamirano
@jpaltamirano

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search