Instagram Widget

header ads

Las 10 epidemias más grandes en la historia de México

Antes de la llegada del coronavirus a nuestras vidas, las epidemias graves parecían parte de un pasado oscuro que no habría de regresar, y tal vez lo eran, por lo que vale la pena recordarlas, y aprender de lo que fueron para saber tratar mejor el momento que estamos viviendo hoy.



1- Tuberculosis

En México se conocía la tuberculosis desde la época precolombina, pero no fue hasta 1882 cuando Roberto Koch la dio a conocer mundialmente que se le asignó un nombre específico a dicha patología, y a partir de 1896 que se la empezó a estudiar con detalle en México.

La tuberculosis se presentaba con nódulos amarillos y granulaciones rodeadas por tejidos duros de apariencia fibrosa. Lamentablemente los pacientes diagnosticados con tuberculosis casi siempre estaban ya en estado avanzado por lo que sus familiares se contagiaban fácilmente.

Al paso de los años el estudio de la tuberculosis avanzó con rapidez permitiendo diagnosticar y tratar efectivamente a los diversos pacientes acaecidos con dicha patología.

2- Sífilis

A partir de 1529 hubo un aumento en la cantidad de enfermedades venéreas presentes tanto en los conquistadores como en la población femenina mexicana.

En el siglo XVII hubo otro incremento de problemas por enfermedades venéreas debido a la llegada de grandes números de inmigrantes que vivían en condiciones de hacinamiento y que no tenían buenos hábitos higiénicos.

Fue apenas a partir de 1910 que se empezó a utilizar la reacción de Wassermann para diagnosticar la sífilis. Desde entonces en México se han preocupado más por las campañas de prevención en todo el país.

3- Viruela

La viruela fue introducida en América en 1520 al llegar la expedición de Narvaéz al puerto de Veracruz, se extendió entre los indígenas muy rápidamente y en la mayoría de las provincias mató casi a la mitad de los aztecas ya que de 1519 a 1520 mató entre 5 a 8 millones de personas, incluso matando a uno de los últimos líderes aztecas, Cuitlahuatzin.

En 1798 y en 1803, los españoles organizaron una misión para transportar una vacuna temprana de la viruela a las colonias españolas en las Américas y las Filipinas, tanto para intentar controlar la enfermedad como para reducir el número de muertes por viruela. Esta enfermedad no fue completamente borrada hasta principios de los años cincuenta.



4- Sarampión

El sarampión llegó a México a principios de la década de 1530 gracias a los españoles. Los indios lo llamaron záhuatl tepiton que significa “lepra chica”, para poder distinguirlo de la viruela.

En diversas imágenes de los aztecas está representado como unas manchas negras en el cuerpo de los hombres. Los franciscanos ayudaron a los indios a combatir el sarampión desde 1532.

5- Tifus

Durante el siglo XVI, la fiebre tifoidea se distinguió gradualmente de las enfermedades con manifestaciones clínicas similares, ya que los médicos aprendieron a reconocer el tifus por su aparición repentina y erupción característica. El tifus epidémico no se distinguió precisamente de la fiebre tifoidea hasta 1836.

Una gran epidemia de tifus golpeó a la población mexicana en la década de 1570, sin embargo, varias epidemias de matlazáhuatl (nombre indígena para designar al tifus) atacaban a la población periódicamente. Diversas imágenes indígenas representan a los enfermos de tifus con la piel cubierta de manchas parduscas.

La infestación de piojos en el cuerpo y el tifus plantearon problemas de salud pública en México hasta hace poco. Los casos de tifus transmitidos por piojos ocurrieron principalmente en meses fríos y en comunidades rurales.

Desde finales del siglo XIX hasta 1963, la tasa de mortalidad anual de tifus epidémico en el estado rural de México disminuyó constantemente de 52,4 a 0,1 casos entre 100.000 personas, y en 1979 no se habían reportado casos durante 10 años.

6- Cólera

El cólera apareció por primera vez en México en la década de 1830, pero no afectó tanto a la población como lo hizo la viruela. Entre los años 1991 y 2002 hubo una pequeña epidemia con un número de casos de 45.977 personas y una tasa de mortalidad del 1,2%.


7- Fiebre hemorrágica

Conocida como cocoliztli (náhuatl para “plaga”) mató a unos 5-15 millones de personas (80% de la población nativa de México) entre 1545 y 1548.

Otra epidemia de cocoliztli mató adicionalmente entre 2 a 2,5 millones de personas (alrededor del 50% de la población nativa restante) entre los años 1576 y 1578.

8- Gripe española

La epidemia de gripe de 1918 fue una forma mortal de la cepa del virus de la gripe A del subtipo H1N1. Se cree que fue un virus porcino mutado de China el cual mató a unos 20-100 millones de personas en todo el mundo.

Se estima que un tercio de la población mundial fue infectada. Esta epidemia de gripe se conoce como “gripe española”, ya que España fue uno de los países particularmente afectados por este virus y porque lo informó abiertamente, mientras que la mayoría de los países tenían restricciones en tiempos de guerra.

9- Salmonella

Algunas cepas de la salmonella pueden causar enfermedades graves, como la fiebre tifoidea, que incluso pueden ser mortales. Una cepa en particular, conocida como Paratyphi C, causa fiebre entérica (fiebre en los intestinos).

Cuando no se trata puede matar del 10 al 15 por ciento de los infectados. La cepa Paratyphi C ahora es extremadamente rara y afecta sobre todo a personas pobres en países en vías de desarrollo donde las condiciones sanitarias pueden ser muy malas.

10- Peste bubónica

En 1902 llegó la peste negra al puerto de Mazatlán, esta peste se caracterizaba por la hinchazón de los ganglios, fiebre y dolor de cabeza.

Como medidas sanitarias se cerraron los desagües, se establecieron centros de aislamiento y se supervisaron las entradas y salidas a la ciudad. Solo después de casi 3 años fue que la peste bubónica fue cesando poco a poco.

Publicado previamente en lifeder

Publicar un comentario

0 Comentarios