Instagram Widget

header ads

Las cuentas del 2021 y el país de las maravillas

Aún no me recupero de aquél anuncio que el presidente de México hizo en el principio de la pandemia; todos esperábamos un rescate económico para las empresas que sufrían por el cierre y que al final provocó el despido de más de un millón de trabajadores; el anuncio nunca llegó, aquél discurso sólo sirvió para presumir el asistencialismo y generar una especie de anuncio del programa crédito a la palabra que sólo apoyaría a pequeños emprendedores y del cual por cierto, se ha dejado de dar seguimiento.



En aquellos entonces, hace de hecho un par de meses, el presidente habló de un crecimiento económico para el país, decretando por enésima vez que la pandemia había sido domada y hoy con más de 69 mil muertos (oficiales) se renueva el mismo discurso, pero ahora en voz del propio titular de la Secretaria de Hacienda, Arturo Herrera, quien pronostica un crecimiento para 2021 de 4.86%, en algo que en su propia presentación es incongruente al compartir una gráfica donde la inversión en el país ha ido a la baja desde hace meses. Entonces, ¿Cómo puedes crecer sin tener inversiones? no, no hay respuesta.

El presidente ha dicho que los proyectos del sexenio generarán 150 mil empleos, muy por debajo de los más de un millón perdidos en 5 meses, y voy más allá, las condiciones económicas mundiales que no favorecen a ningún país con la cifra de crecimiento que advierte el secretario Herrera.

No puedo concebir que antes del segundo Informe presidencial, el titular de la SHCP advirtiera que el 2021 sería un año catastrófico al ya no contar con el dinero del guardadito, incongruencia que se suma a un doble discurso presentado el miércoles cuando pareciera que no dijo lo que dijo, ante su jefe a quien una y otra vez se le ha cuestionado lo que se dijo al respecto desde donde se manejan los dineros del país; queda claro una vez más que es costumbre que cuando un secretario declara en solitario y no desde el púlpito matinal, el presidente por sistema desmiente, evocando en su figura lo que considera es símbolo de confianza, la que por cierto ha quedado en entredicho tras el fracaso de la venta de “cachitos” de la rifa del equivalente al avión presidencial y en los más recientes discursos sobre la toma de la CNDH, un frente que por cierto puede llegar más allá.

La gente paga sus impuestos, la Genta también ha optado por no hacerlo, el comercio informal creció este año por encima del 200% en comparación al año anterior, el sistema con el cual ha optado el gobierno federal de manejar la economía es muy parecido al ejemplo de una familia que entre ellos se compran, no hay inversionistas ni mercado más allá , es un círculo donde no hay crecimiento, y si falta dinero, pues simplemente se rifa un electrodoméstico entre ellos y se podrá tener quizá un extra pero eso no es crecimiento.




Hay por cierto un libro de economía escrito por el presidente: La Economía Moral le llama, donde por cierto hace un par de meses la matizó cuando nos invita a usted y a mi a valorar el par de zapatos, los pantalones y el par de camisas, un auto mediano como parte del índice de felicidad y bienestar, ahora un valor supremo en la medición económica Nacional.

Y en 2021, ¿cómo será su economía?

Ramiro Escoto Ratkovich
Twitter: @Ramiro_Escoto

Publicar un comentario

0 Comentarios