jueves, 10 de septiembre de 2020

Soberbia de muerte: una tragedia a diario

Atónito, por decir lo menos, quedé al escuchar las declaraciones del subsecretario López-Gatell acerca de sus preconcepciones del documento que secretarios de Salud de otras administraciones hicieron llegar a las autoridades sanitarias para optimizar el manejo de la pandemia en México, que por cierto, muestra muy pobres resultados.


No es acto de sorpresa afirmar que México es uno de los países que peores estrategias ha montado para combatir el coronavirus: no sólo basados en el número de muertes y contagios, rubros en los que México se coloca en deshonrosos Top 5, sino en la nula trazabilidad que existe en nuestro país para poder determinar la ruta de contagios y cortar la cadena, gracias al bajísimo número de pruebas realizadas por millón de habitante, y la ineficacia del método centinela para evitar muertes que podrían haberse prevenido efectivamente.

Gatell ironizó hablando de una "fórmula mágica" misma que señaló no saber si fue cotejada con la Organización Mundial de la salud, y aparentemente lo cegó su inclinación política o deseo por conservar el cargo -o hasta obtener un ascenso-, porque el documento que presentaron Julio Frenk, José Narro y Salomón Chertorivski, entre otros, se apega a las recomendaciones precisamente de la OMS, mismas que han sido desdeñadas por la estrategia nacional en México.

Hablar sin conocer es grave, porque la "fórmula mágica", como la calificó el subsecretario, no pretende erradicar el virus en 6 semanas, sino implementarse en ese período de tiempo para buscar evitar en la medida de lo posible una sindemia que se avecina con la llegada de la temporada de fríos, y con ella, la influenza. 

Son casi 70,000 familias las que han visto partir a uno de sus integrantes, a este punto, debería existir más sensibilidad, y sobre todo humildad, para hacer los ajustes que sean necesarios en la estrategia para mejorar los muy pobres resultados.

Señalar a los exsecretarios como "muy ilustrados", delata un complejo de superioridad que se ha apoderado del subsecretario.

Se ha normalizado mostrar cifras de centenares de muertos a diario, pero no hay nada de normal en ello: imagine que a diario se cae un avión o choca un tren en el que viajan más de 400 personas y todos mueren. 

Es una tragedia a diario.

López-Gatell aceptó no haber leído el documento, pero lo que lo haría. Esperaba no fuera muy largo para no tener que designar un equipo para tal fin. El mensaje que manda una autoridad al ironizar y desacreditar un documento, cuyos autores tuvieron el puesto de su jefe en otros sexenios, no habla de otra cosa más que de una soberbia de muerte, pero no para Gatell o quienes firman el documento, sino para las víctimas de un sistema de Salud que se maneja irresponsablemente; desde una tarima política y no desde una perspectiva social.

Orson Ge

Twitter: @orsonjpg

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search