Instagram Widget

header ads

Trabajadora doméstica oculta la muerte de su patrona y se queda con su casa

Tiempos como los que vivimos hoy, sacan lo mejor y lo peor de las personas. 

Tal es la historia de doña Pilar, una abuelita de 75 años que falleció recientemente por covid-19 y su trabajadora doméstica decidió incinerarla y no avisar a sus familiares para quedarse con su casa.



La trabajadora, quien es de nacionalidad peruana tomó decisiones sobre el cadáver de doña Pilar sin consultar a sus hijos, y aprovechó su muerte para instalarse y comenzar su vida en la propiedad de su patrona, quien vivía en Leganés, España.

Según reporta el diario El Mundo, la policía aún se encuentra en investigaciones del caso, y cuentan con declaraciones de Rosa -la trabajadora doméstica-, y algunos empleados de la funeraria, quienes por indicación de la implicada, procedieron sin permiso de los familiares de doña Pilar.

"Cuando nos enteramos de la muerte de mi madre, ya estaba incinerada" declaró una de sus hijas.

“Creo que mi madre no murió de forma natural y vamos a hacer todo lo posible para que se aclare lo que pasó. tenemos indicios de que la trabajadora de mi mamá le pudo hacer algo” confesó preocupada.

Hasta el momento, sin autopsia del cuerpo no otra manera de confirmar algún homicidio, la familia confía en las autoridades para que a la brevedad, aclaren lo sucedido.

Rosa, llevaba trabajando desde febrero en casa de doña Pilar y solo estaba dos horas al día, y no desempeñaba labores de enfermería sino solo limpieza.

Publicar un comentario

0 Comentarios