jueves, 1 de octubre de 2020

Candidatos malos, encuestas charras

Comenzó de ya el proceso electoral, y lo que vemos en el panorama que espera en la boleta es muy similar a lo que sucede en el futbol, los mismos directores técnicos y jugadores rolando en los equipos, nada cambiará parece y la expectativa de la participación es baja al escuchar: son lo mismo, no hay contrapesos.



Hace unos días, en la radio recibí un mensaje que, inspiró esta columna, es un hecho que hoy ante lo que sucede, somos una sociedad crítica, demandante, pero poco participativa, la mayoría desconoce quién es su diputado local, y hasta, en algunos casos el voto que cruzó para ese puesto de representación social.

Desde ya tenemos que entender que las elecciones intermedias son, en este momento fundamentales e históricas por lo que representa la mitad del sexenio y una nueva oportunidad para involucrarnos en la construcción del país; si bien es cierto en su momento y ante los mismos jugadores en la boleta, el elector exigió que entraran a escena los independientes, esa figura que había sido tomada de otros países con éxito y transformación, aquí el INE aceptó pero impuso condiciones de registro con errores en aplicaciones digitales y requisitos inalcanzables, sin embargo hubo casos que se lograron pero no llegaron; hoy algunos que defendieron su autonomía tienen ya su institución política, al final como dicen: son lo mismo que los demás.

Pero también somos la misma sociedad, entonces, ¿Cómo exigimos cambios si nosotros aceptamos a los mismos protagonistas de los políticos?, la respuesta es escuchar, cuestionar, confirmar quién es el que toca a la puerta para pedir el voto, darle seguimiento a las propuestas y hacer sombra, trabajar en conjunto para lograr los objetivos que nos involucran con la sociedad; eso no sucede, no pasa y eso hace que muchos repitan en posiciones con el pretexto perfecto: nadie incide en lo que hago, y la crítica es sólo eso la voz de algunos.

A esto sumamos las encuestas que circulan en redes, en grupos de whatsapp, donde hablan de nombres -los mismos nombres de siempre-, algunos con otro color, otros que buscan partido pero ya se destapan para un municipio determinado, la gente común se pregunta por qué no le preguntan y otros advierten que no están otros nombres, que están haciendo pre campaña y que son mejores que los que están incluidos. Son encuestas a modo que cada quien presenta advirtiendo que van ganando, lo que solo representa sin duda una competencia entre ellos, y los segundos los que deberían de ser los primeros nunca lo serán, no al menos aquí y ahora.

La única manera de que esto cambie, insisto, es tener una sociedad comprometida, las asociaciones vecinales, los colectivos, los frentes que los mismos candidatos buscan para el voto masivo son quienes tienen que tener de parte del postulante los “cómos” para resolver los problemas específicos, de lo contrario, como siempre se irán al puesto y por 3 años en su espacio y como en la historia, haciendo tiempo para el siguiente escalón.

No pretendo con estas líneas más que asentar que el verdadero problema no es el o los candidatos, somos como sociedad quienes no nos involucramos más allá de la votación, y ahí es donde el seguimiento falla y en esta oportunidad de votar, la decisión tiene un seguimiento de corresponsabilidad, sólo así, en nosotros está cambiar a los de siempre.

Ramiro Escoto
Twitter: @Ramiro_Escoto


Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search