viernes, 9 de octubre de 2020

Cantantes que odian sus canciones más famosas

Uno podría imaginarse que cantar la misma canción una vez tras otra puede ser cansado para un cantante, y que puedan terminar odiando ciertas canciones.

Pero hay artistas que odian sus propias canciones por las razones más extrañas, y que tal vez no pensarías que así fuera pues muchas veces los vimos interpretarlas con una sonrisa, o aparentaban muy bien disfrutarlo.

Te compartimos sólo algunas de las que encontramos: 


Katy Perry - I kissed a girl

10 años después la cantante dice que esta canción no ayuda a superar los estereotipos inútiles sobre sexualidad.



Britney Spears - Sometimes

Fue la misma cantante la que por accidente hizo pública esta situación cuando un micrófono abierto le pasó una mala jugada cuando ella dijo: "nunca me ha gustado esta canción".

Kanye West - 'Gold Digger'

Allá por 2005, Kanye West no tenía la dimensión que tiene ahora como rapero, pero ‘Gold Digger’ le elevó a categoría de estrella y, de paso, le regaló unos cuantos Grammys. A pesar de ello, en 2013 reconoció en BBC Radio que “nunca me gustó esa canción pero sabía que me pagarían muy bien por hacerla”. Otro artista sincero.

Thom Yorke (Radiohead) - 'Creep'

Para mucha gente, ‘Creep’ está entre las mejores canciones de la historia. Para su co-creador, Thom Yorke, era “frustrante ser juzgado por una sola canción cuando sentíamos que teníamos que evolucionar”, afirmó a Rolling Stone. De hecho, la banda dejó de tocarla en directo durante mucho tiempo.

Tina Turner - 'What's Love Got to Do with It'

A Tina Turner nunca le gustó esta canción, pero su manager, Roger Davies, le animó a hacerla suya y arrasó. Tres semanas en lo más alto del Billboard y el empujón que necesitaba allá por 1984 como solista, tras haber abandonado a Ike años antes.

James Blunt - 'You're Beautiful'

En 2005, un desconocido James Blunt arrasó en todo el mundo con una preciosa y sencilla balada cantada al desamor. El éxito fue tal que sonó, sonó y volvió a sonar en las radios de todo el planeta, hasta llegar a cansar a millones de personas. El propio cantante renegó de su gran éxito porque le colgó la etiqueta de autor “romántico suave”, cosa que aseguraba no era.

R.E.M. - 'Shinny Happy People'

Junto a ‘Losing my Religion’, la canción más significativa de R.E.M. es rechazada de plano por su cantante y cara visible, Michael Stipe. “Es una canción afrutada escrita por niños. Si enviaran una canción al espacio para representar a R.E.M. hasta el final de los días, no me gustaría que fuera ésta”, confesó en 2016 en la BBC.

Liam Gallagher (Oasis) - 'Wonderwall'

Que Liam Gallagher, hater profesional, odie una de sus canciones no sería noticia. Pero es que se trata de ‘Wonderwall’ (1995), su himno generacional y, quizás, la canción más importante de la historia del Brit Pop. Durante la presentación de ‘Dig Out Your Soul’, en 2008, el cantante aseguró que lo mejor del álbum era “no tener que cantar ‘Wonderwall’. No soporto esta canción”.

Guns'N Roses - 'Sweet Child O' Mine'

A pesar de ser su canción más exitosa, Slash siempre renegó de ‘Sweet Child O’ Mine’. La consideraba una “balada”, lo que se alejaba mucho del sonido original de la banda. Por desgracia para él, es uno de los temas más reconocibles del grupo.



Bono (U2) - 'Where the Streets Have No Name'

Uno de los temas más icónicos de U2 es rechazado de plano por su cantante, Bono. ¿El motivo? Según confesó en WENN, la letra le parece “bastante tonta”.

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search