jueves, 8 de octubre de 2020

Sin corrupción no hay discurso

En definitiva México ha sido, lamentablemente conocido como Corrupto, las formas en que el Gobierno trabaja para conceder tal o cual beneficio para unos cuantos y el costo que representa; el pago de favores a quienes “ayudan” en campaña y en todo sentido, todo aquello que con un billete puede resolver tramitología o incluso un beneficio por encima de la ley.



La corrupción es criticada, pues es un discurso que “vende” a un candidato, es la bandera que siempre es utilizada cuando de criticar a la administración gubernamental toca, sobre todo para señalar a los mismos de siempre, pero de ahí no pasa, es decir, muchas palabras pero pocos hechos, denuncias que sólo son para la foto o la nota del día, pero no hay más, o en el caso de un seguimiento, a la autoridad le llegan al precio y ahí acaba; o con el México que tenemos, la declaración se olvida y a otra cosa en la mira de la opinión pública.

Sin embargo, llevar la frase de acabar con la Corrupción todos los días desgasta y hasta acaba con el efecto esperanzador y la convierte en una daga con filo a quien habla de ello, y para muestra los dichos del presidente que ahora justifica toda acción bajo el pretexto de evitar malos manejos, pero seguimos sin escuchar nombres, denuncias y procesados.

La lista puede comenzar justo cuando el tema de Pemex estaba en la primera fila, se criticó la compra de pipas en las pasadas administraciones, en esta se compraron en el extranjero, a sobreprecio y con asignación directa, o que me dice de los gasolineros corruptos, a los que el gobierno Federal acusó de comprar combustible robado, y del que tenían nombres y apellidos, que cerrarían sus estaciones de servicio y que abrirían procesos penales?, o qué tal los factureros de los cuales ya había mas de mil 500 órdenes de aprehensión?... o ahora los fideicomisos, donde el propio Presidente dice que los elimina por corrupción pero no da nombres de presuntos implicados y mucho menos denuncias al respecto.

Queda claro que ante el comportamiento entre lo que se dice y se hace hay un enorme vacío, mismo que le permite al presidente maniobrar y justificar toda reacción a lo que se cuestiona, sin embargo comienzan a abrirse más frentes que cuestionan los resultados y ante esto, más tarde que temprano comenzarán a debilitarse los argumentos, porque vendrán las elecciones y seguramente los video escándalos que llegarán evidenciarán rostros y nombres de quienes aún no han sido denunciados, lo que no hace el gobierno, puede hacerlo la oposición y eso no creo que le guste mucho al presidente.

Ramiro Escoto Ratkovich
Twitter: @Ramiro_Escoto

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search