martes, 20 de octubre de 2020

Enrique y el botón parte II: vivir con el riesgo

Una vez más, Jalisco se quedó "a punto" de alcanzar uno de los dos indicadores claves que según el gobernador del estado, sería suficiente para comenzar cierres a establecimientos no esenciales y reconfinamientos masivos.

Desafortunadamente, los casos nuevos de COVID se siguen acumulando tanto en Jalisco como en otros estados, y el "rebrote" comienza a ser un tema recurrente no sólo en nuestro país sino en Europa y algunos otros países.

Difícil pensar en un "rebrote" en México, montados en la ola de un primer brote que no ha cedido, y que hasta el momento estamos sufriendo. 

Si acaso existe una diferencia entre la situación que vivíamos en marzo y el momento presente, esta sería que existen muchas personas que ya se conducen como si el virus se anulara por aburrimiento, por hastío o si tuviera algún tipo de caducidad que ya hubiéramos superado por cuidarnos durante más de 6 meses.

La difícil realidad es que no es así, el virus sigue aquí, sigue pasando de persona a persona fácilmente y sigue cobrando vidas en todas partes. Al coronavirus no le importa si ya nos aburrimos, si ya fue "demasiado tiempo encerrados" o si fue sólo "un ratito".

Y es que al igual que en otros países, casi la mitad de los contagios se presentan en reuniones familiares, y para muestra, la boda de un actor en Mexicali, en la que uno de cada 3 invitados dieron resultado positivo por COVID tras asistir a la fiesta.

A través de sus redes sociales, el gobernador Enrique Alfaro publicó este domingo unas líneas que pueden ser riesgosas, y aunque son claras, la interpretación personal podría dar un rumbo complicado a una situación que de por sí está lejos de estar bajo control. Alfaro escribió: "En esta nueva normalidad tenemos que aprender a vivir con el riesgo, no a ignorarlo".

Es un hecho que Alfaro tiene razón, sin embargo, si tan sólo nos quedamos con la parte de "vivir con el riesgo", muchos podrían asumir que debemos volver al ritmo de antes a pesar de arriesgarse a lo que pueda pasar, y esto no es lo que el gobernador pretendió comunicar.

Es de suma importancia insistir en que no se debe ignorar una situación que es aún más real que cuando comenzamos a cuidarnos en marzo y esa es la parte que no se debe pasar por alto: no ignorar no sólo que hay un virus circulando por todo el mundo, sino que a pesar de la postura personal de cada quién, existen muchas personas que no sólo quieren sobrevivirlo, sino que esperan la llegada de la vacuna sin ser contagiados.

"Vivir con el riesgo" no significa retomar viejos hábitos tal y como los conocíamos, sino transformarlos, adaptarlos, sabiendo que hay un nuevo jugador: un virus que mata a algunos, y que a muchos otros los deja con secuelas graves, que no es "una gripa" como algunos erróneamente lo perciben desde la ignorancia.

9 de cada 10 pacientes recuperados de Covid presenta síntomas o afectaciones tras ser dados de alta, algunos incluso por meses, y en Jalisco hay camas disponibles, pero sólo se necesita un incremento de 10% en el número de contagios para que vuelvan las medidas precautorias.

Más allá de lo económico, que sin duda es importante, la trascendencia social de seguir conviviendo con un virus potencialmente mortal se ha normalizado, y de ahí que México sea la excepción: un país que llega al escenario de "rebrote" sin haber superado medianamente la primera ola de contagios.

¿Cuántas familias seguirán lamentando un partida prematura por causa de un virus que no supimos manejar?

Todo depende de cómo entendamos el vivir con el riesgo, sin ignorarlo.

Orson Ge

Twitter: @orsonjpg


Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search