lunes, 30 de noviembre de 2020

La prioridad es atender

Los últimos días quedarán marcados en la agenda política por dos eventos aparentemente no relacionados uno con el otro, y que a pesar de ello tienen demasiado que ver entre ellos.

Lo primero fue la Guía Ética para Transformar a México, con el objetivo de "impulsar los valores y el bienestar del alma", el presidente presentó una cartilla que presenta preceptos morales, como parte de uno de sus compromisos de campaña, lectura mediante la cual pretende revertir el deterioro de la vida pública, según lo ha reiterado en diversas ocasiones. 

El documento tuvo su eco entre la opinión pública. Cosas se dijeron aquí y allá, algunos hasta se atrevieron a leerla, sin embargo, lo que realmente trascendió fue la fotografía de la madre de un activista que se acercó al transporte en el que se trasladaba el presidente en su gira a Baja Californaia, sin que éste bajara siquiera el vidrio para atenderla, una escena muy similar en la que el mismo presidente no pudo resistirse a dejar a otra persona en más o menos las mismas circunstancias "con la mano extendida".


“¡Por favor, ayuda a mi hijo, está detenido injustamente, es Sunshine Antonio Rodríguez Peña, le hicieron daño y te mintieron, él no ha hecho cosas malas!”

El clamor de la ancianita no tuvo respuesta, el vidrio de esa ventana sólo se movió para adelante, como el vehículo que no se detuvo, pero nunca hacia abajo.

La mirada del presidente, estática, no atinó a transmitir absolutamente nada, salvo indiferencia. 

¿Cuántos puntos de la doctrina quedaron evidenciados, contrariados o en duda después de este suceso?

Intrascendente cuantificar cuando se debe calificar.

Las manifestaciones con las que se encuentra López Obrador al salir a tener contacto con los mexicanos no son "montajes de la oposición", como constantemente acusa. El reclamo de estas personas no es ya por crecimiento económico o infraestructura. La consigna más constante es la falta de medicamentos, una de las áreas en las que la actual administración ha demostrado mayor incapacidad para planear, manejar y resolver: se trata simplemente de preservar la vida, ¿qué puede ser más ético que la conservación de lo más preciado que tiene el ser humano?

Adoctrinar no es atender. Hoy son más necesarios los medicamentos que las cartillas.

Hablando de prioridades, conservar con vida a Pemex, construir Santa Lucía o desahogar Dos Bocas hasta hoy parece ser más importante que conservar con vida al pueblo, no se entiende.

Orson Ge

Twitter: @orsonge

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search