martes, 24 de noviembre de 2020

¿Quiénes mueren de COVID?

Desde inicios de la Pandemia en nuestro país, allá por el mes de Febrero, han corrido diferentes versiones acerca del contagio, el índice de mortandad, remedios caseros y no tan caseros, recomendaciones de médicos, pseudo expertos en virología, "shamanes" y hasta el uso de estampitas, nanopartículas y un muy largo etc.



Ante la falta de información, la sobre información, producto del desconocimiento, ocasionado por el nuevo virus SARS-COVID-19 puso a los expertos contra las cuerdas. Sin saber que hacer, al menos en los primeros meses de la pandemia, usar o no cubrebocas, apoyar o no a las empresas, decretar o no el confinamiento, los médicos han hecho lo que han podido ante el amago y amenazas de la cúpula en la 4T y la indiferencia de la ciudadanía.

A casi 9 meses del inicio de la pandemia en México, las cosas no han ido para nada bien. 

De acuerdo con un análisis publicado por BLOOMBERG, el territorio azteca se encuentra en el deshonroso lugar 53, de los 53 países que se incluyeron en dicho análisis. En resumen, las medidas para el control y atención de la Pandemia han sido desastrosas.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en México sólo se realizan 3 pruebas por cada 100,000 personas, lo que equivale a menos del 2% del número de pruebas que recomienda la institución. Saque usted sus conclusiones, pero si no sabes a ciencia cierta cuál es el rango real de contagios, será muy difícil atender la emergencia.

Ante este desastroso escenario ¿Quiénes mueren de Covid?

En México, de los 100mil muertos (hasta ahora), 1500 corresponden al personal médico y de salud, esos que por vocación buscaron salvaguardar la vida de los demás.

Fue el mismo López Obrador quien afirmó que la Pandemia le había venido "como anillo al dedo" para afianzar su transformación y por ello son los pobres quienes han llevado la de perder. 

La tasa de mortalidad de aquellas personas que son internadas en hospitales del IMSS (si consiguen una cama, ya no digamos un respirador), es tres veces más alta que la de hospitales privados, que es de apenas el 15%, es decir que 5 de cada 10 personas que ingresan de emergencia al sistema público de salud, lamentablemente fallecen, no así en las instituciones de salud privadas. 

Aún cuando el presidente prometió en enero de este mismo año, que para el 1 de diciembre tendríamos un sistema de salud similar al de Dinamarca o Canadá. Los números y la tragedia vuelven a contradecirlo.

López presume la "disponibilidad" de camas en hospitales públicos, lo que no dice es que en dichos hospitales, no se están recibiendo enfermos por COVID, al no contar el nosocomio con el material o equipo médico para la atención de los enfermos. Tan sólo en la #CDMX, al cierre del mes de septiembre, 6218 pacientes fueron clasificados por fallecimiento sin haber sido conectados a un ventilador, en el Estado de México casi 8 mil pacientes fallecieron sin ser intubados, y en Puebla la cifra alcanza casi 3000.

Ahora bien, la cosa no mejora cuando de los que logran conectarse a un ventilador sobrevive apenas el 26%

Mucho se ha dicho sobre la diabetes o sobrepeso como una causal de mortandad en caso de padecer COVID, sin embargo las cifras reales no muestran ninguna correlación al respecto. 

Ojo, no estoy diciendo que sea falso el dato, México es un país donde el 40% de sus adultos padece obesidad y 1 de cada 10 desarrolla diabetes; a pesar de esos datos de los sobrevivientes, 26% reportan obesidad y un 23% diabetes.

Esto es un signo inequívoco de que si bien la alimentación y hábitos de salud pudieran ser un factor ante la enfermedad, la causa principal de los decesos es la falta de equipamiento en las unidades médicas. En EU y en otros países como Alemania o incluso China, los ventiladores han demostrado ser una herramienta esencial para salvar miles de vida durante la pandemia.

Quizás uno de los datos más estremecedores, cuando nos comparamos con EU, país en donde ya superan los 12 millones de contagiados y casi 260mil muertos, es que la tasa de sobrevivencia aún con estos dos padecimientos crónicos es superior al 60%, mientras en México como ya dijimos es de apenas 26%

Para finalizar, de acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE) 45% de las personas Menores de 60 años han fallecido por COVID-19, 81% de éstos tenían edades entre 35 y 55 años, y nunca fueron conectados a un respirador. Incluso un 18% que no reportaban diabetes u obesidad fallecieron al no ser intubados.

Si los jóvenes están muriendo en México, es justamente porque el sistema de salud pública es incapaz de ofrecer los cuidados y atención pertinente.

Y mientras los titulares de salud de López, dedican horas y horas para hablar de las enfermedades crónicas durante una pandemia, la muy triste realidad, es que lo que en verdad le importa al presidente, es su popularidad y culpar a Cristóbal Colón y a la Corona Española. 
Aunque 100 mil mexicanos ya no tengan la voz para opinar.

¿Primero los Pobres?

¿Cómo para pensarse no cree usted?
Juan Pablo Altamirano
@jpaltamirano




Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search