jueves, 10 de diciembre de 2020

A siete meses de las elecciones.

No me sorprendería que tengamos a los mismos de siempre en la boleta, el reciclado de “políticos” pareciera obedecer a intereses de quienes manejan a los partidos bajo intereses y no de propósitos que hoy más que nunca necesita México para salir adelante. 




Las redes, que son lo que permisiblemente y con sus restricciones, comienzan a modo, acomodar nombres y posiciones, esperando reacciones para “cuantificar” negativos o positivos o para medir posibles contendientes, pero al tiempo la participación de quienes interactúan ahí es cada vez más pobre, pareciera que a la gente el tema de la política online parece importarle poco en la práctica pero si está y destaca en el comentario del día a día, algunos con la esperanza y otros con la duda de que algo cambie en el próximo año.

El anuncio de la llegada de la vacunación y curiosamente el calendario para la aplicación de la misma (y no es coincidencia) parte justo del mensaje aquél de “como anillo al dedo” generando entre otras cosas que la pandemia genere eso que se necesita: votos.

Sin embargo, sigo esperando algunas voces, algo que pudiera asomar la cabeza de una posible oposición que pudiera llegar al congreso de la unión a generar contrapeso; aprovechando los grandes temas actuales que sabemos molestan al presidente: los negocios familiares y la evasión a ciertos temas donde no se comentan o no están en la “agenda”, como por ejemplo el misterio detrás de la renuncia del Sr. Romo; para este efecto por ejemplo resulta ser más efectivo el Periodista Carlos Loret que la propia Irma Eréndira Sandoval al frente al Secretaría de la Función Pública para decretar dónde está la corrupción.

Las alianzas entre partidos se ha convertido justo en eso, en una especie de rebelión para sacar del poder a un objetivo, pero como escribo líneas arriba, son los mismos y sin propuestas claras. El reto se viene al doble, ir a votar en la intermedia que históricamente no tiene mucha afluencia, y por las opciones de siempre y esperar el “semáforo” que quizá a modo se vaya a implementar desde el centro en caso de que los “datos” sean adversos en las encuestas, desestime mi comentario si quiere pero guarde la publicación, porque aun en tiempos electorales el manejo de la pandemia es un factor para ganar o perder.

Hay que estar al pendiente de los protagonistas, nuevos o viejos, hay que escucharlos pero lo más importante, saber, buscar quién está detrás de ellos, quienes mueven los hilos, qué ofrecen, cómo lo frecen, los cambios hoy necesitan de estrategias y de formas para sacar el país adelante, no es solamente la “experiencia” la que cuenta detrás de una campaña, pero insisto, los que quieren ser candidatos se están preparando, pero hay aún 7 meses para que el electorado realmente esté tomando en cuenta que la decisión más importante tiene fecha en el 2021. 

Votar por la persona, por el partido, por el proyecto es hacerlo por México, no importa su preferencia partidista, pero lo que realmente cuenta aquí es hacerlo sin estómago de por medio, apelando a una posible visión estadista y dignificando el sufragio como lo que es: formadora de un país en favor de quien lo representará.

Ramiro Escoto Ratkovich
Twitter: @Ramiro_Escoto

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search