viernes, 18 de diciembre de 2020

Frustración, coraje y preocupación: ¿Qué sigue para México?

Día triste para Jalisco, para México y para quiénes aún conservamos la esperanza de vivir en un México, próspero, seguro y con oportunidades para todos.




En las primeras horas de este viernes, las redes sociales eran ya un hervidero, producto de la noticia por el atentado y posterior confirmación de la muerte del ex Gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval.

Este hecho, sin duda marcará un antes y un después, tanto para Jalisco como para el resto del país. 

Mientras desde Palacio Nacional se lavan las manos por el suceso, aludiendo que es responsabilidad del Gobierno de Jalisco investigar los hechos y dar con los culpables. Puerto Vallarta se apresura a sustuir en el ranking de las ciudades más violentas a otra, que durante años ha padecido lo mismo, Acapulco, Guerrero.

Habría que recordarle a quien predica con sus imamables frasecitas de “abrazos no balazos” o “Los delincuentes son seres humanos y merecen nuestro respeto” y que en medio de una comida en plena terracería, es quien va y saluda; que el asesinato ocurre en uno de los principales centros turísticos de México, donde además se encuentran ubicados, una base naval y un cuartel militar. 

Si esto le ocurre a quienes se supone cuentan con protección porque en su momento detentaron u ocuparon cargos de poder, ¿Qué podemos esperar los mal llamados “ciudadanos de a pie”?

Da coraje, que este tipo de sucesos sean una bofetada de la que no acusa recibo el Ejecutivo Federal. Por el contrario, instalado en su papel de “víctima” sólo gime, chilla y persigue a quienes critican, lo que muchísimos consideramos, un mal desempeño de la administración de Gobierno.

Genera coraje porque a nivel estatal, se brindan justificaciones que nadie pidió, llamando primero “pendejos” a los ciudadanos, para después combinar pizza con whisky (por cierto, que asco) en medio del momento más crítico de la pandemia y de inseguridad en Jalisco. Hay que recordarle al Gobernador de Jalisco, que hace apenas un par de semanas, en la misma ciudad secuestran y asesinan al empresario guanajuatense de apellido Tomé.

Frustración, que ante una crisis económica sin precedentes a la vuelta de la esquina, una vacuna que parece no llegar nunca, razón por la cual quizás, López Obrador por decreto; “instruye” a CONACyT a desarrollar y producir una Vacuna Nacional contra el COVID, el Presidente sólo atine a incitar el divisionismo y radicalismo en México. 

Todo esto después de extinguir por berrinche, a conveniencia y sin aportar prueba alguna de la supuesta corrupción, los 109 fideicomisos que apoyaban justamente la investigación, ciencia y tecnología, al tiempo que acusa a empresarios (incluidos los “changarros”, tienditas de la esquina y pequeños negocios) se ser los únicos culpables del desastre nacional. Habría que recordarle a López su defensa, cobijo y premio a quien vende en eternos bonitos y que además representa lo más deleznable de la empatía humana en medio de una crisis sanitaria.

Miedo porque, en medio de pleitos, acusaciones, omisiones y un largo etcétera; personajes de la política, de todos los colores, se avientan culpas sin asumir ningún tipo de responsabilidad. 

Esta situación ciertamente no es de ayer, es el resultado de la descomposición que como País, Estado y a nivel sociedad hemos venido viviendo, albergado y tolerado desde hace años.

Ayer críticas, gritos, insultos y sombrerazos por un aumento al salario mínimo, hoy un asesinato a un ex-gobernador justo a inicios de los procesos electorales en México.

Preocupante y desalentador es ver como una parte de la ciudadanía defiende políticos de todos los colores, a capa y espada como fieles escuderos, sacrificando amigos y lazos familiares en el proceso. Mientras la otra parte, sigue sin entender la responsabilidad que conllevan al no involucrarse en los temas que nos afectan a todos porque… ¡hueva!

Bien decía Platón:“Uno de los castigos por negarse a participar en política es que, al final, puedes terminar siendo gobernado por tus inferiores”

Como para pensarse ¿no cree usted?
 
Juan Pablo Altamirano
Twitter: @jpaltamirano



Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search