Instagram Widget

header ads

Entre #Covidiotas te veas

Gran revuelo han causado las imágenes difundidas a través de redes sociales, en las que se ve claramente y sin filtros, al responsable de la estrategia en combate a la pandemia por SARS-CoV-2 (Covid19), nos referimos al Subsecretario de Salud el Dr. Hugo López Gatell, departiendo amigable y despreocupadamente alimentos y bebidas en un "restaurancito" en medio de la playa.

Los señalamientos por parte de comunicadores y ciudadanía no se han hecho esperar, en ellos se refleja claramente la indignación, decepción y coraje de una parte importante de la población; la otra (los que simpatizan con "la cuatrote") ha salido a defenderlo, aludiendo que el doctor merece también un tiempo de descanso.  




Si no estuviéramos en el punto más álgido de la emergencia sanitaria, (con una nueva cepa mucho más virulenta y contagiosa que la anterior) quizás podríamos darles la razón.  Sin embargo hay que decirlo, Gatell no es el único "al que le vale" en medio de este desorden.


Este fin de semana en plenos "festejos" de fin de año, pudimos dar cuenta, a través de diversos medios informativos; de la indiferencia, indolencia y poca empatía de gran parte de la población mexicana.  Esa parte de mexicanos que en sus redes sociales son muy buenos para señalar y criticar al gobierno en turno ante lo que consideran un desastre en la gestión pública, pero que en lo particular suelen hacer gala de su incongruencia y egoísmo.  Razones por las cuales, hoy se les conoce de manera coloquial como #Covidiotas.

Indignantes fueron las escenas en Guanajuato o San Miguel de Allende donde la gente festejó, bailó y abarrotó sin la más mínima distancia las plazas principales y sin un cubrebocas de por medio.  O que tal el "barquito" LGBT hundido en Puerto Vallarta, en que se llevaba a cabo tremenda fiesta de fin de año, con 60 personas abordo que tuvieron que ser asistidos por cuerpos de rescate y embarcaciones civiles.  Poniendo en franco riesgo de contagio a los demás.

¿Adivine quiénes van a exigir primero su vacuna? 

En medio de este desastre epidemiológico, la Dra.Ana Paola Cosío Farías, endocrinóloga pediatra adscrita al Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XX del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), denunció en un video difundido hace apenas tres días que el personal médico que está combatiendo la enfermedad no ha sido inmunizado porque el personal administrativo ha “agandallado” las vacunas; situación por la que habría decidido renunciar.  

Nadie en la Secretaría de Salud ha salido a aclarar o contradecir el hecho, ni el relacionado al supuesto bono que recibirían los trabajadores que atienden Covid y que tampoco ha sucedido.

Son muchas las voces que afirman que la Pandemia le ha quedado muy grande al Gobierno Federal. Pero hay que decirlo con todas sus letras, una parte de la población mexicana es corresponsable también del incremento descontrolado en contagios y número de decesos; de otro modo no se explicaría la situación que prevalece en México.  Quizás por eso el Presidente López se habría referido al pueblo como "mascotitas" a los que hay que cuidar y atender.

Valdría la pena, conocer la opinión del gremio médico que durante más de nueve meses ha estado en la primera línea de combate y que hoy tristemente ve como su esfuerzo, dedicación y sacrificio, de poco han servido para contener la propagación del virus.  Por cierto, México es el país con más muertos en el sector salud con más de 2,000 a inicios de diciembre 2020.

Recordará usted que a inicios de la pandemia muchos doctores y enfermeros, fueron objeto de insultos y agresiones por parte de la gente que hizo gala de su ignorancia y que ante el miedo de resultar infectados prefirieron bañarlos con cloro u obligarlos a mudar de residencia.  Esos mismos que al día de hoy seguramente viajan, bailan, festejan y se toman "selfies" en bola, sin alertar el riesgo que representan para los demás.

Esos mismos que el día de mañana gritarán "pinche gobierno" solicitando ayuda, cuando no puedan encontrar una cama, un ventilador o tanque de oxígeno alguno para ellos mismo o sus enfermos.  Serán los que alegarán "influyentismo" cuando tengan que pasar hasta tres días formados a la intemperie para poder recibir la vacuna.

Y mientras todo eso sucede, los exagerados o imbéciles manipulados seremos todos aquellos que decidimos, cuidar de nuestra salud, posponer viajes y reuniones, saliendo sólo a lo indispensable con el riesgo que ello implica.

La pandemia está lejos de terminar, México jamás salió de la primer ola de contagios, así como la curva no se aplanó; por el contrario, en plena temporada invernal habrá que extremar aún más las precauciones porque...

...entre "Covidiotas" te veas.

¿Cómo para pensarse no cree usted?


Juan Pablo Altamirano
twitter @jpaltamirano

Publicar un comentario

0 Comentarios