viernes, 22 de enero de 2021

Que poca madre tienes

Esta reflexión va dirigida a ti que estás lucrando con el dolor y la angustia humana, en medio de una pandemia por COVID-19 apenas puedo creer que te sientas muy “trucha” por hacer negocio con la salud del prójimo.



Si usted no está en esta condición, no se me enoje, solo disfrute la lectura y opine si es su deseo, mi comentario va contra esos que, sin escrúpulos, están haciendo dinero a costa de la vida y la muerte de los demás.

Sí, te hablo a ti que vendes un cubrebocas 6 u 8 veces más caro del precio normal, a ti que mientes al vender una careta simple como si fuera una gran herramienta de protección, ¿crees que eres muy listo?... de ninguna manera, eres un vival que tarde o temprano enfrentarás el juicio de la vida. 

Vamos a los hechos: en Guadalajara, un tanque de oxígeno pequeño empezó a venderse en $3,490 pesos y hoy se compra hasta en $ 7,500 pesos, eso es un robo, una acción denigrante que pone de manifiesto la nula empatía o solidaridad del mexicano, ya basta del discurso, en medio de la pandemia, algunos mexicanos están mostrando su faceta más “basura” y “excremento”, solo por ganar dinero.

No, no se me enoje porque ahí le van otros datos: la autoridad federal ya fue rebasada por las prácticas inhumanas de muchos “podridos pseudo mexicanos” que ganan dinero sin control; Ricardo Sheffield Padilla, titular de PROFECO y Blanca Elena Jiménez Cisneros, Directora general de CONAGUA, tuvieron que unir esfuerzos e intentar, porque no lo han conseguido, proteger a los consumidores de varios abusos durante la Pandemia, un ejemplo son las pipas de agua en la Ciudad de México: al principio de la crisis sanitaria la pipa costaba $800 pesos, hoy no se consigue en menos de $1,600. 

Claro, existen autoridades tibias, de papel y poco respetadas pero esto tiene que ver con ciudadanos contra ciudadanos, los sanos y abusivos contra los enfermos y urgidos, fórmula perfecta que termina por someter a los segundos bajo los primeros, todo en el nombre del abuso.

Por si esto no fuera poco, PROFECO y CONAGUA han encontrado otro lugar de abuso en precios en el mercado del “cloro” o peor aún, con el servicio de suministro y calidad del agua, ya que en algunos estados del país se concesionó a empresas privadas que hoy están haciendo “su agosto en plena pandemia” subiendo costos y “escamoteando” calidad del vital líquido, los ejemplos de esto ya se viven en Veracruz, Quintana Roo, Queretaro, y Puebla .

Incluso hoy , en la Ciudad de México se explorar cambios en el código penal para sancionar con hasta 7 años de cárcel contra quien lucre con los Tanques de Oxígeno, en medio de esta Pandemia por COVID-19.

En fin, ejemplos sobran, y seguro usted conoce otras historias más que bien podrían ser catalogadas como de terror por la simple y sencilla razón de que tienen que ver con la vida y la muerte de un ser humano.

Ya nos dimos cuenta que la autoridad está rebasada, pero más allá, ya nos dimos cuenta que algún sector de la sociedad ya superó cualquier nivel de maldad y horror, por eso reitero, esta columna va dedicada a ti que en estos momentos estás ganando dinero de forma deshonesta inflando precios sin sentido, va dedicada a ti que no sientes ningún remordimiento por multiplicar varias veces el precio de productos de salud, va dirigida a ti que sin vergüenza alguna te sientes muy listo por exprimir el bolsillo de los necesitados... una cosa es vender insumos con ética y responsabilidad y que bueno que le vaya bien a tu negocio... pero otra muy distinta es que te aproveches del dolor ajeno, a ti va dirigida mi reflexión.

¡Que poca madre tienes !

Por : Ramiro Marmolejo Galindo .

@marmol_digital

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search