Instagram Widget

header ads

"Ya domamos la pandemia": la mentira repetida que no se hizo verdad

Por lo menos desde mayo, sistemáticamente se repitió un día sí y otro también que la pandemia en México "ya estaba domada".

La realidad hoy nos muestra lo contrario; sin matices, sin interpretaciones.


Lo que es más, el supuesto "rebrote" de la época invernal no es más que el aumento exponencial de la ola de contagio original que comenzó a registrarse en marzo que no ha dejado de crecer, y que tras las festividades de fin de año, aún no ha mostrado totalmente su ferocidad.

Nos espera una "cuesta de enero" que se extenderá hasta mediados de año, para celebrar el cumpleaños número uno del primer registro oficial del coronavirus en México. Dos efectos igualmente notorios dejarán una profunda huella en diversos sectores de la población, especialmente en los más vulnerables: el económico y el sanitario.

Cifras oficiales muestran que la fuga de capitales y el decrecimiento del Producto Interno Bruto tocarán descensos históricos, y que los estragos que deja el coronavirus a su paso en el sector productivo ocasionarán que la recuperación económica para regresar a los niveles con los que cerró 2018 podrían tardar hasta 6 años, un escenario desastroso para un gobierno que realizó pocos esfuerzos y de muy poco alcance para romper el ciclo negativo, y que por el contrario, hoy refleja al mercado intereses medianamente atractivos para los inversionistas, pero que éstos no encuentran tan redituables en función del riesgo que representa México a la luz de las decisiones tomadas por esta administración en tema energético, laboral, económico y social, sin mencionar las cancelaciones de contratos de empresas que ya habían comenzado a cimentar sus inversiones en nuestro país.

Sin embargo, el efecto más notorio es la evidente saturación del Sector Salud; las camas disponibles escasean tanto como el oxígeno necesario para aquellos que aún se encuentran librando un contagio desde sus casas.

Los contagios aumentaron de manera importante a medida que la población se fue hartando, y por ende, relajando su cuidado personal, sin embargo, según expertos, los picos de saturación no han llegado aún, pues los contagios que se pudieron haber generado entre navidad, año nuevo y noche de reyes aún están por mostrar su alcance.

Después de reunirse en las fiestas, tal vez muchas personas se quedaron más tiempo en casa, y con ello, el riesgo de propagar el virus en casa tras haber asistido a posadas, reuniones, compras en sitios multitudinarios simplemente no puede descartarse.

La presión del coronavirus en la salud del mexicano y su cartera no puede negarse, y está más viva que en cualquier momento, sin que hayamos visto hasta ahora lo más devastador de su poder, mientras que países como Nueva Zelanda ya le dieron la vuelta a la página afrontando el problema desde el primer minuto sin discursos, pero con muchas realidades.

Joseph Goebbels, el máximo exponente de la propaganda del siglo pasado en el régimen de Adolph Hitler fundamentó: "una mentira repetida mil veces se convertirá en verdad", y tal vez suceda en la mente del colectivo cuando un evento llega a su fin, sin embargo, hoy este precepto encontró la excepción de su regla, pues a pesar de las miles de veces que hallamos escuchado: "ya domamos la pandemia", la realidad es ésta está a punto de someter a México.

Si hasta ahora usted se ha cuidado, y lo mejor, no ha sido alcanzado por el virus, en tanto tengamos acceso a la vacuna, hoy es día de redoblar esfuerzos.

Orson Ge

Twitter: @orsonjpg

Publicar un comentario

0 Comentarios