viernes, 5 de febrero de 2021

La falta de empatía: la otra pandemia

Seguro me dará la razón en este texto, pero no es suficiente, poco o nada hacemos en realidad para revertir esto que también es foco de infección y expone incluso al que más se cuida. Comienzo con los desechos, que, desde casa se genera con el paciente de Covid-19 que se recupera ahí; platos y vasos desechables, guantes, mascarillas, cubre bocas, material médico que se usa mientras se está aislado, ¿se separa de la demás basura?, ¿se indica incluso al recolector que ahí van cosas que pueden estar impregnadas del virus y que representan riesgo para quienes la manejarán?


Los organizadores de fiestas y reuniones, que a través de mensajes directos en redes sociales advierten incluso que antes de entrar harán pruebas rápidas con un costo, a sabiendas que en caso de ser positivo se arreglan para que participen se convierten después en el foco de contagio para sus padres, sus hermanos, hay casos y las consecuencias han sido también en consecuencia de sentidos de culpabilidad al ver cuando una ambulancia ingresa a la cochera para trasladar a su padre o a su madre a un centro de salud, en el mejor de los casos para que se recuperen a tiempo, o para ya no verles más.


O qué me dice de la ética de empresarios que ante el discurso de que la economía está golpeada por la pandemia descuidan la sanitización del negocio, lugares donde he llegado incluso preguntando por quien toma la temperatura o comparte el Gel, y me han dicho que poner a una persona ahí es pagar un sueldo que no se tiene; la regla que no se cumple y el riesgo que se paga.


El transporte público, donde en algunos casos es el chofer quien no trae de manera correcta el cubre bocas y donde la sanitización a los camiones se vuelve insuficiente y de nula protección a sabiendas que no hay sana distancia y que del punto de salida al de retorno cientos de personas subieron y bajaron, y donde también existen pasajeros todavía con la incredulidad de que esto existe y lleva casi 163 mil muertos en México.


No, no existe empatía del gobierno, que primero advierte de medidas como cerrar gimnasios por ejemplo a sabiendas de que abrían por un costado, así clandestinos, y que al final les permitieron abrir bajo justificantes descritas en un boletín y no en un video como se tiene acostumbrado; no salir a dar la cara advierte en todo momento que esta situación de los Botones ha rebasado incluso la credibilidad de las acciones que desde el ejecutivo de estado se han propuesto para contrarrestar el contagio.


Y todo comenzó mal organizado, mal pensado, que si el apoyo a los ciudadanos y empresas de manera económica que se registraran en una plataforma, cuando comenzó el primer botonazo de los 5 dias y del cual poco transparente fue en Jalisco, para luego, en el segundo dejar fuera de circulación a los vehículos de plataforma beneficiando con una tarifa especial de “emergencia” a los taxis amarillos y en este tercero y ampliado, dejar fuera a los adultos mayores bajo pretexto de protección pero sin brindarles apoyos extra como horarios para hacer sus compras o prórroga para el pago de sus impuestos.


La gente está dividida, en las redes se genera el pleito sin razón, unos culpando al gobierno del estado, al federal, otros a la sociedad misma, así en medio de ese rio, la población contagiada sigue entrando a clínicas y hospitales, las filas de cuerpos para cremar están incrementándose y mientras seguimos empáticos con lo que importa: querer y protegernos a nosotros mismos.


Ramiro Escoto

Twitter: @Ramiro_Escoto

  1. Cardenal Sandoval Íñiguez comparte video titulado “Nuevo Orden Mundial sin Cristo”; Facebook lo censura

    En la grabación que tituló: “Trama para implantar un Nuevo Orden Mundial sin Cristo”, Sandoval Íñiguez insistió en que el coronavirus no es más que una manera de tratar de dominar al mundo https://redresis.tumblr.com/post/642196330041753600/falsapandeia

    ResponderBorrar

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search