jueves, 18 de febrero de 2021

Relajados y desprotegidos

Este Martes 16 de Febrero, Jalisco registró 131 defunciones por COVID-19, la cifra puede dar una serie de interpretaciones, incluso la de la baja en casos de contagios según Radar Jalisco, que no toma en cuenta las que registran otros laboratorios que también se dedican a hacer pruebas del SarCoV2.




El gobierno decidió cambiar la política del "botón" quizá orillado a privilegiar más el tema económico ante la apatía de miles que justificaban ese tema para andar en la calle sin anteponer el mea culpa sobre la falta de cuidados en lo personal y en la tienda, comercio o empresa.

Desde hace semanas los protocolos se rompieron, la ciudad como si nada, con el tráfico de la vieja normalidad y con los bares y restaurantes a más de la capacidad señalada por el reglamento vigente, el primer fin de semana largo, seguido por el segundo fin enmarcado por el Super bowl y el tercero, bajo el pretexto del dia del amor y la amistad, fiestas, bodas quince años, carnes asadas, las reuniones que no se hacían volvieron, bajo el pensamiento de que el Gobierno ya lo permitió, pero dejando a un lado lo que siempre ha sido: la responsabilidad individual.

Vienen días donde seguramente veremos incrementos graduales en la cifra oficial que día a día se actualiza, sin embargo ya existe la postura de equipos tapatíos como Chivas o Atlas que harán lo propio para abrir sus estadios al público, con los protocolos necesarios pero con el riesgo que representa, no digamos los centros turísticos que para semana santa y pascua, es decir en 39 días aseguran un 100% de capacidad dentro de la restricción anunciada que como explicaba arriba quizá no sea la que se aplique.

Se nos olvida que hay crisis, que hubo desabasto de oxígeno y un abuso en su precio, medicamentos escasos y que los procesos de ingreso a hospitales eran lentos y confusos; teléfonos que no contestaban para dar orientación y canalizar casos, y todo aquello que perturbaba en redes sociales de un Covid activo y que sigue así aunque no lo queramos ver o aceptar en este momento al 100%, pero es un indicativo de que la empatía, la poca empatía desapareció en algunos sectores y que en breve pudiera convertir en una cifra difícil de manejar, bajo la consigna de un pretexto para volver a restringir medidas y tratar de contrarrestar la oleada que inminentemente se viene. La vacunación no lo es todo, las dosis que llegaron alcanzan sólo para el 8% de la población adulta mayor en el estado, recordando también que ha pasado casi un mes de la primera dosis aplicada al personal médico y a muchos no les ha llegado el refuerzo.

Lo confuso de esta etapa que llena de esperanza es eso también el juego de un pensamiento colectivo que justifica a la vacuna con el regreso a una normalidad que se extraña pero que ya no podrá ser igual; no hemos entendido en más de un año y han sido pocos los que en una gravedad han salido adelante haciendo de su testimonio un modelo de comportamiento que advierte el uso de cubre bocas, el lavado de manos y el distanciamiento social.

Espero equivocarme de verdad, pero lo que viene no viene bien, porque veo a una sociedad muy relajada y desprotegida.


Ramiro Escoto Ratkovich

@Ramiro_Escoto

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search