Instagram Widget

header ads

Tu próximo destino: un planeta sostenible.

¿Te ha pasado que descubres algo que te hace ver un nuevo mundo de posibilidades? Algo así como cuando encuentras inspiración, respuestas o simplemente un momento de realización, ¿has sentido como ese momento reúne ideas, aprendizajes y experiencias como si fuera una explosión? 


Tal vez puede ser mientras lees un libro, o quizás mientras miras un atardecer. Me ha pasado que es con la frase o refrán de algún ser querido (normalmente mayor que yo) o a veces con la espontaneidad y la inocencia genuina de un infante. 


Ese momento en el que descubres que tienes la información necesaria para emprender, para crear y para poder ofrecer soluciones constructivas a tu comunidad o entorno, para aportar valor al mundo. O aunque no lo sepas todo, vez que se abre una puerta nueva y decides entrar y ver que encontrarás ahí adentro. 

Pues algo así sentí cuando me di cuenta de qué era la Sustentabilidad. Hubo un momento cuando este camino comenzó y que hasta ahora me ha demostrado que aún queda mucho por recorrer. Pero una cosa fue descubrir el concepto y otra muy distinta —y honestamente mi favorita— es encontrar la manera de materializarla en nuestra vida diaria. 

Primero, ¿qué es la Sustentabilidad o Sostenibilidad? 

La definición oficial de Desarrollo Sustentable es “satisfacer las necesidades del presente sin comprometer las de futuras generaciones”, es decir, tomar lo que nos corresponde y asegurar de regresarlo para los que vienen. Personalmente me gusta hacer una distinción entre sustentabilidad y sostenibilidad, para mí el primero es el concepto teórico, una manera de pensar y actuar. El segundo —Sostenibilidad­— para mí es el lograr llevar ese concepto a la práctica. Pero para mí los dos representan un conjunto de hábitos individuales o colectivos que permiten mantener un balance ideal entre el equilibrio ambiental, el bienestar social y la prosperidad económica. Parece hacer sentido por los prefijos de las palabras “susten” = sustento y “soste” = sostener. 

Ahora, si te estás preguntando por qué no habías escuchado de esto antes, o si ya lo habías escuchado por qué no lo has visto materializado es porque los que nos dedicamos a esto somos muy pocos, además de que ha sido un reto titánico comunicar todo lo que esto es e implica, sobre todo, como hacerlo posible y como lograr que sea algo sexy. 

Si nos ponemos a pensar en las crisis sociales, ambientales y económicas que estamos viviendo actualmente quisiéramos creer que todo pasa por coincidencia o de manera aislada, pero la realidad es que la Tierra en sí misma es un mega ecosistema en el que todo está complejamente interconectado. Por eso hay ocasiones en las que en las playas encontramos botellas de plástico de China, Alemania o Haití. 




Este es el mejor momento para poder empezar a informar, pero sobre todo incentivar a las personas y las compañías a tomar acción. Por ello, te doy la bienvenida a esta columna. Este es el punto de partida, en el que buscaré la manera de hacerte conocer sobre mi mundo, mi viaje a través de una nueva manera de pensar nuestros mecanismos de producción, de comportamiento y de interacción con otras especies o incluso nuestros propios entornos que nos es difícil por momentos ver como nuestra casa todo lo que rodea nuestra vida, más allá de las 4 paredes de nuestra casa, departamento o en donde quiera que vivas. 

Te invito a aprender conmigo, pero sobre todo a poder despertar nuestro sentido de empatía y cooperación, podernos saber ser más conscientes y tomar responsabilidad de lo que como especie estamos ocasionando globalmente.

Oscar Ochoa

Publicar un comentario

0 Comentarios