jueves, 11 de marzo de 2021

Aspirar hasta llegar

Una imagen llena de feminidad en un mundo, aún, donde la mayoría son hombres, en donde las políticas se defienden y discuten en su mayoría con ellos y no ellas






Sobra reflexionar todo lo que hemos vivido durante este lunes 8 de marzo en nuestro país, las escenas son penosas, lacerantes y ofensivas para quien las vea.

Las mujeres mexicanas nos encontramos ante un vacío a la hora de salir y querer sentirnos seguras, cuidadas, atendidas y defendidas en la plenitud de nuestros derechos y libertades.

Nuestro México se ha encendido en llamas de coraje, de aborrecimiento e impotencia ante las acciones y declaraciones del presidente y su gobierno. Las calles podrán quedar sucias, grafiteadas, con vidrios rotos y cualquier otro tipo de afectación, pero las heridas que han dejado la apatía y cada programa social que ha desaparecido para apoyar y acompañar a la mujer en sus distintos roles, es brutal.

La mujer mexicana no se detiene, y podemos verlo desde cualquier generación cercana a la nuestra. Las más jóvenes se ven imparables y hoy más que nunca las veo con todas las herramientas y caminos para marcar tendencia en las futuras acciones a favor de políticas que validen y respeten nuestros distintos roles.

Nos urgen más mujeres que se levanten ante el actual gobierno, y ante cualquier escenario para defender y dirigir al feminismo hacia las interminables posibilidades de que las niñas y mujeres puedan ser y hacer sin correr peligro, sin ser acosadas, sin soportar cualquier tipo de enjuiciamiento social, sin ser limitadas.

El camino no se ve fácil con un presidente endeble y pusilánime en muchos sentidos, y principalmente ante los cuestionamientos y necesidades de las mujeres mexicanas.

Hoy no tenemos ni la más mínima duda que la mayor de sus congruencias en discurso y en acciones tomadas, es no defender a la mujer y quitarle lo mucho o poco que ha ganado con el paso de los años.

Apenas es lunes y hemos iniciado la semana con el estómago revuelto y la inerme sensación de ver la violencia, los ataques y la represión.

Pero hoy se conmemora el día internacional de la mujer, las protestas fueron muchas en todo el mundo, aún y con las restricciones tras la pandemia que no ha cesado y que continúa siendo un riesgo latente a la hora de reunirnos en multitud.

Esta imagen que hoy les presento fue publicada el 28 de febrero en la cuenta de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris.

Una fotografía que me llenó de gusto y de una sensación de orgullo femenino que no dudé en guardarla para compartírselas el día de hoy.

La postura de una mujer que está concentrada, interesada e involucrad. No posa, lo hace de manera natural y se nota en su mirada clavada en las hojas, sus piernas semi abiertas para apoyar sus antebrazos y echar el cuerpo hacia delante, hacia lo que le importa.

Su vestimenta formal, un saco color negro a media altura, un pantalón gris de vestir y sus botas con tacón delgado. La mezcla entre quien sabe que se ve de tú a tú con el presidente de los Estados Unidos y de quien se sabe femenina y lo defiende a capa y espada.

Su pie derecho semi doblado, ese ligero gesto de balance y de estilo personal de quien funge como la mujer más poderosa y respetada en estos momentos en el país norteamericano.

Una imagen llena de feminidad en un mundo, aún, donde la mayoría son hombres, en donde las políticas se defienden y discuten en su mayoría con ellos y no ellas.

Harris continúa con su estilo, con su ritmo suelto y elocuente de andar de un lado a otro, de convivir cuando tiene que hacerlo y de salir a dar discursos flamantes como el día de hoy junto con la primera ministra de Nueva Zelanda.

Un discurso que rindió homenaje a las mujeres que han trabajado en la primera línea en esta pandemia, y a reconocer el grave problema mundial, sobre el aumento de la violencia machista a la hora de convivir en confinamiento.

El mundo no es un lugar justo para las mujeres, la desigualdad de género ha salido a flote con este año de pandemia, lo dijo Harris el día de hoy. Pero vuelvo a mirar la foto y visualizo a muchas mujeres que día con día salen a trabajar, que se ven de tú a tú con jefes o compañeros de trabajo.

Mujeres que gestionan, que preparan el terreno para que día con día lleguen más a subirse al barco hasta poder ser mayoría y llevarlo a un mejor puerto.

Esta foto no solo tiene la fuerza histórica para Estados Unidos por tener a una primera mujer como Vice presidenta, sino para todas las mujeres del mundo que nos deja claro que hemos de seguir aspirando y obviamente trabajando hasta llegar a ser historia.

Basta recordar, como lo hicieron hoy en el Parlamento Europeo entre Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, Kamala Harris y Jacira Ardern a Simone de Beauvoir, “Bastará con una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres se cuestionen.”

En esa vamos las mexicanas, en una crisis que nos ha puesto más alerta que nunca y que vendrán más acciones directas por recuperar nuestros derechos y libertades.



Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search