sábado, 13 de marzo de 2021

Ya no alcanza

 Me importan dos costales de aire sus temas de escándalos de corrupción con Lozoya y si anda libre disfrutando sus millones o si está cantando nombres de los que van a caer después. Me tienen sin cuidado las intrigas del Odebrecht y otras empresas que pagaban mordidas o eran extorsionadas por funcionarios del gobierno pasado. Tampoco me interesan las reformas energéticas de antes y de ahora, y si contaminábamos más o menos. No le voy a ningún partido y me da igual cuál gane. Es más, sus discusiones duro y dale, a veces me molestan y ultimadamente, en el fondo me valen madres.




A mí lo que me preocupa, y tanto que no puedo de la angustia, es que ya no me alcanza pa’l gasto. Si es por la pandemia o porque cancelaron el aeropuerto o el miedo de inversionistas, me da igual. Yo lo que sé y lo sé muy bien, es que hoy estoy mucho peor que hace dos años, y eso sí me tiene muy encabronada. Primero, el año pasado con la cuarentena, andaba yo pariendo chayotes para pagar la renta, pero ahora, ¡ando pariendo tunas pa’ poder tragar! 

De un año pa’ca, nomás aprietan y arrecian los precios y la lana rinde mucho menos. Para ejemplos, tengo varios: el kilo de bistec de res pasó de $110 a $174 pesos y la calidad ni se compara. El kilo de cerdo andaba en $80 y ahora, lo consigues arriba de $120. El kilo de huevo pasó de $28 a $36 y el kilo de frijol subió de $30 a $42 y a veces, según el tipo, pasa de los cincuenta baros. 

¿El kilo de arroz? Nomás pasó de $24 a $32. El kilo de azúcar, de $15 a $25. El litro de leche, de $17 a $24 y el pan dulce andaba en promedio en $7 pesos la pieza y ahora ya le pega a justo el doble. Y no es fácil andar buscando en qué mercado o en cuál central está más barato esto u lo’tro, porque una tiene que trabajar y a veces gasto más en el transporte y el tiempo perdido, que lo que me ahorro… 

Por si fuera poco, yo que me dedico al comercio, mis ingresos se han bajado bien perro. Primero, creí que era porque no me dejaban vender, pero ahora que las cosas están abiertas, ya me di cuenta que es porque la gente anda como una y no tiene dinero; alcanza apenas pa’lo justo, y ya ni hablar de gastar en entretenimiento y diversión. Lo que nunca, estoy hasta pensando en cancelar el sistema satelital de televisión. 

Y eso no es todo. ¿Ya vieron su recibo de luz? ¡Cada vez llega más cara! En enero del año pasado pagaba yo como $180 y en algunos bimestres, ya se pasa de $300. ¿Y la gasolina? Me cuesta un 20 o 30% más llenar el tanque. ¿No que no iba a subir nada y que hasta iba a bajar? ¿Y el gas? ¡Sigue subiendo! ¡Ya ni la friegan! 

Algunas personas dicen que es el presidente que más ha hecho por el pueblo. La neta no lo sé. No lo veo. Chance y es el que más sale en televisión y da la cara a cuestionamientos, y pues sí, qué bueno que es honesto, se ve que no roba porque no viste lujoso ni le interesa el dinero. Pero por lo demás, su gobierno y sus gentes nos están llevando a perder lo poquito que ya habíamos ganado. ¿Qué sigue? ¿Que tenga que empeñar mis electrodomésticos? No sé, yo veo que aplauden mucho y a lo mejor la del problema soy yo, pero la larga noche de los que dicen que fueron los peores gobiernos de la historia, estaba yo mejor que en el amanecer de su transformación en la que, nomás el dinero, ¡ya no alcanza! 

J.S. Zolliker

Twitter: @zolliker

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search