jueves, 1 de abril de 2021

Jalisco y las políticas públicas del agua (parte 1)

El agua ha sido tema en el último año en Jalisco, pero por el lado negativo. En 2020 se multiplicaron los reportes por parte de la ciudadanía del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) por la turbiedad con la que estaban recibiendo el agua en sus domicilios. Ya todos sabemos que es un problema que las autoridades NO han resuelto. Hay reportes de medios de información, específicamente Mural, que muestran a todas luces que los encargados en el SIAPA de potabilizar el agua NO han podido lograr resultados positivos.



Este año la nota la ha dado el desabasto de agua para el AMG. A principios de febrero se comenzaba a dar difusión al hecho de que la Presa Elías González Chávez estaba en niveles críticos (de azolve) y ya no podría suministrar agua a la zona norte y nororiente del AMG.

Las autoridades han sido incapaces de presentar una estrategia para enfrentar esta crisis de abasto de agua. No hay acciones concretas. Por el contrario, han optado por el silencio por semanas. Después difunden que ya estaban por terminar el Acuaférico y que eso sería la solución al problema de suministro de agua. No lo es. El gobernador del estado, Enrique Alfaro, mencionó el 15 de marzo: “Nos hace falta este tramito en el que estamos hoy que venimos a supervisar que se va a terminar a la brevedad en tres semanas”.

No es un tramito. El lunes 22 de marzo, el Jefe de Gabinete, Hugo Luna, mencionó que el Acuaférico tenía un avance del 70%. El 30% de cualquier obra, NO es un ‘tramito’.

Ese mismo lunes 22 de marzo, Hugo Luna acusó que el ‘huachicoleo’ que estaba dándose en el sistema antiguo de conducción de Chapala-Guadalajara era el causante de que no se pudieran tener los volúmenes necesarios de agua para compensar la falta de suministro de la Presa Elías González Chávez, pero mencionó un dato erróneo, dijo que detectaron tomas clandestinas en el sistema antiguo de conducción de agua, desde Ocotlán hasta el Canal de Atequiza. No, lo que hay es el distrito de riego ubicado sobre el Canal de Atequiza. Los agricultores tienen concesiones que les permiten extraer agua del río. Hugo Luna debería informarse mejor, porque lo que hay que trabajar, de la mano con la Federación, es en tecnificar la agricultura, no solamente de esa zona, sino de todo el estado, para así evitar el riego anegado o riego por encharcamiento.

Al día de hoy, el problema es más grave. Muchas familias están resintiendo la falta de agua para cubrir sus necesidades más básicas. No hay una solución por parte del gobierno estatal, no hay una estrategia clara. Y por si fuera peor, no tenemos políticas públicas hídricas por parte del gobierno de Jalisco.

Un SIAPA en manos de la inexperiencia

El Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado, SIAPA, nació como propuesta del reconocido y brillante Ingeniero Don Jorge Matute Remus, hecha al entonces gobernador del estado, Flavio Romero de Velasco.


Fue el organismo público descentralizado que pasó a sustituir lo que entonces era el Patronato de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Guadalajara, y entonces dar atención y servicio a todos los municipios del Área Metropolitana de Guadalajara.

El Ingeniero Matute Remus, un tapatío comprometido con el servicio público, tenía muy claro lo que necesitaba esta metrópoli. No nació como una ocurrencia, nació de forma planeada, en una de las mentes más sobresalientes que ha dado esta ciudad.

Pero después de 43 años desde su fundación, el SIAPA está en su etapa más oscura. Cuestionado de forma constante por la opinión pública. Repudiado en estos dos últimos por los ciudadanos que han visto como el servicio de agua potable que antes recibían eficientemente, ahora les entrega agua color chocolate, con olor, y en ocasiones, como en estas últimas semanas, ni la entrega. E incluso con el nada aliciente, cobro excesivo de un servicio muy deficiente.

Ha sido claramente comprobada la inexperiencia de los directivos del SIAPA en materia hidráulica. Su director, Carlos Enrique Torres Lugo, carece de experiencia en temas de agua. La única labor relacionada, en un nivel mínimo, a estos menesteres, es un contrato en el Municipio de Encarnación de Díaz para construir un muro de tipo gavión para la planta de tratamiento de aguas residuales de 2009 a 2010.

Si la cabeza del Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado, organismo encargado de la distribución de agua potable, y de las redes de alcantarillado de esta ciudad, carece de experiencia en ese campo, ¿Qué podemos esperar en cuestión de las demás posiciones directivas y gerenciales del organismo? Ha quedado comprobado que el SIAPA no ha podido estabilizar la potabilización del agua que entrega a los tapatíos. El SIAPA entrega agua sucia. También es claro que el SIAPA no ha podido resolver el problema de la red de alcantarillado y las inundaciones son tema de cada temporal de lluvias.

El SIAPA que yo conocí, era el responsable de trabajar la estrategia para el suministro de agua potable y de mantener en buenas condiciones la red de alcantarillado. El organismo que ideó el proyecto de la Presa Elías González Chávez y del Proyecto Purgatorio. La dependencia que cada inicio de año se avocaba a desazolvar las bocas de tormenta para tenerlas lista para cuando iniciara el temporal de lluvias en julio. Que potabilizaba el agua correctamente para el consumo de los habitantes de esta ciudad. Que los responsables de dirigirlo conocían todas las áreas, desde potabilización, laboratorio, obras, plantas de tratamiento, entre otras.

En este año se ha terminado de confirmar que los directores y gerentes en SIAPA carecen de la experiencia necesaria para llevar las riendas de un organismo público que es clave en el desarrollo de nuestra ciudad.

Juan Pablo Macías Salazar

Twitter: @JPMaciasSalazar

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search