martes, 6 de abril de 2021

No solo se incendia el bosque, también el futuro

La Primavera ardió por varios días, al igual que el ímpetu y la esperanza de muchos ambientalistas y sustentabilistas. En el pasado poco habíamos escuchado de incendios, comparado con la tendencia que estaba ocurriendo a lo largo de los últimos años.




Sin embargo, este año el Bosque de La Primavera volvió a tener un gran incendio de gran magnitud. La ciudad se cubrió de humo, ceniza y un aroma a esperanzas calcinadas. La combustión de la reserva forestal más importante para el AMG nos golpeará cada vez de manera más severa, y se sigue sin tomar acción, sin resolverse. Así estuvieran un millón de bomberos o cuerpos contra incendios, no se lograría apagar el problema de fondo. Esto ya es un problema que ha rebasado los intentos de cada administración gubernamental. Deseo que después de este incendio no comencemos a ver espectaculares de nuevos fraccionamientos y condominios en las inmediaciones del bosque.



Uno de los Objetivos del Desarrollo Sostenible —el 15 que hace referencia a la Vida y Ecosistemas Terrestres— su finalidad es gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad. En pocas palabras mantener las zonas forestales, sin hacer un uso desmedido de los mismos y preservar equilibradamente la vida que en ellos abunda.



El panorama plantea un reto titánico para los tapatíos, aún así hay algunas acciones que podrían funcionar para comenzar a generar cambios que permitan empezar por la prevención:


• Generar organismos público-privados para el cobro por ingreso y uso de ciclistas, senderistas, motociclistas o cualquier otro tipo de personas que hagan uso constante del bosque; esto con la finalidad de poder conservar las áreas de las que hacen uso y también recuperar una parte para contratación de personal que colabore en cuidar el espacio.
• Realizar sesiones educativas para todo tipo de personas en el bosque, con ello se puede sensibilizar a las personas sobre la magnitud e importancia de mantener con vida el bosque.
• Restringir el acceso a campistas en periodos de estiaje, además de fortalecer la vigilancia en esta temporada.


Esos son pasos generales. Ya existe un organismo autónomo que debería velar por la integridad del bosque. Esperemos que con el paso del tiempo cobre relevancia, autoridad y que su trabajo pueda ser visible a través de la prevención de incendios y el mantener una relación armoniosa entre los habitantes de la ciudad y el bosque.



Oscar Eduardo Ochoa

Twitter: @oscarin1994

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search