miércoles, 7 de abril de 2021

Pandemia y elección

Hay periodos que deben tomarse en cuenta para medir en realidad lo que sucede con el Covid-19 y sus efectos en la salud, la economía y el proceso electoral en marcha. Sin duda desde hace semanas la información que hemos compartido, y según las cifras oficiales han marcado un notable descenso tanto en fallecimientos como en casos de contagio. 




Un puente antes de semana santa, luego, la misma semana mayor y luego esta, la semana de Pascua han generado un compás de tenebra respecto a lo que algunos especialistas advierten que podría tratarse de una tercera Ola de contagios, superior a la de principios de año y de consecuencia económica catastrófica.


Chile, un país que tenía presupuestadas elecciones para este mes, tuvo que aplazar su jornada electoral a consecuencia de un repunte en casos de contagio y defunciones, marcado justo por los factores que igualmente se están replicando en México, por una parte el relajamiento social a las medidas y por el otro las campañas donde, candidatos y electorado sin sana distancia y en contacto generaron caldo de cultivo para el virus que no se ha ido.



Aquí en México, no hemos dejado de ver esa escena, al candidato en contacto cercano, en algunas fotos y videos de propaganda si cubre bocas y generando actos de concentración como en aquella normalidad donde las campañas eran cercanas a la gente; al final veremos el saldo, entre los políticos contagiados, a los que no les conviene por cierto una cuarentena, sus cercanos colaboradores y operadores, así como a quienes entraron en contacto con ellos durante la promoción del voto.



En teoría existe un protocolo bajo el tema de la pandemia, lo que si pueden y lo que no en término de concentración de personas y tratamiento sanitario en giras o actos públicos, pero estarán de acuerdo que si la autoridad electoral estuvo rebasada antes del inicio de campañas, ahora lo está más en el tema de posibles sanciones en este tema, simple y sencillamente porque el personal no da y que cada observación será judicializada convirtiendo en esto en un juego de nunca acabar; un juego peligroso y arriesgado porque se trata de COVID19, un virus mortal que sigue aquí, entre nosotros.



Hace algunos meses, en este mismo espacio se comentaba respecto a un posible discurso donde al igual que en Chile la pandemia sería un anillo al dedo, sobre todo para partidos y candidatos por debajo de la aceptación e intención del voto, será que puede ser pretexto para sugerir, en caso de una tercera ola postergar la elección?... no lo descarte.



El hecho del cambio de discurso desde palacio nacional conque primero si me vacuno, luego no, y al final sí. luegosale el secretario de salud hablando de la inmunidad del presidente gracias al roce y convivencia social así como el hábito alimenticio autóctono ( garnacha ) , además del adelanto hace más de una semana del propio Hugo López Gatell donde advierte de la posibilidad de un rebrote, como se ha contemplado. Escenarios perfectos donde la elección y la pandemia coincidirán en un tema electoral donde las decisiones y la estrategia serán armas para vencer un padecimiento contra la elección intermedia. 


Matar o morir, literalmente. 


Ramiro Escoto

Twitter: @Ramiro_Escoto

 

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search