jueves, 20 de mayo de 2021

¿Amenazas o advertencias?: el poder de un presidente

Quien piense que el Presidente de México es de bajo perfil, está equivocado; quien se atreva a advertir siquiera a que el mandatario Mexicano no tiene idea de lo que dice y lo que hace, también se equivoca. A lo largo de casi 20 años de campaña, antes de llegar a Palacio Nacional, Andrés Manuel López Obrador tuvo la oportunidad de conocer perfectamente bien a quienes hoy ocupan lugares privilegiados, desde su lado hasta en la oposición, personas que le apoyaron y le dieron al espalda, amigos y enemigos, y todo ese legado de experiencias fueron archivándose en su ser para, llegado el momento servirlo frio, cual plato de venganza.






Controlar el poder judicial no le fue difícil, advertencia a un Magistrado que resolvió por su propio pie deslindarse de su investidura, “renunciar” por algunos supuestos que dejarían entrever una realidad y mandar un mensaje claro y directo a los demás integrantes del máximo tribunal nacional; o que me dice de la advertencia y luego (recién) girada orden de aprehensión contra el gobernador de Tamaulipas, que originó además el desmantelamiento de la Alianza Federalista, pues desde que inició esta persecución, ningún ejecutivo estatal ha vuelto a las reuniones y comunicados contra el residente de Palacio Nacional.


El presidente ataca al INE, lo hace desde el pretexto de Félix Salgado Macedonio, y ahora pareciera que con quien vaya a la cabeza en la encuesta, en sus propios datos. Conoce la ley, el alcance de cada institución, y al Máximo Arbitro en el proceso electoral lo tiene medido, sin miedo sigue en la Mañanera violando la ley y demostrando que si el órgano que encabeza Lorenzo Córdova no actúa en contra de suspicacias electorales, el, con sus instituciones lo hará.


Recientemente por la filtración de un comentario de una Senadora de Morena, se supo que el Presidente estaba muy interesado en el proceso que se lleva a cabo en Nuevo León y Jalisco, el Propio López Obrador no negó ese dicho, es más, lo reiteró, y esa afirmación pública le ha llevado a señalamientos ante órganos internacionales que advierten que un Presidente está interviniendo en un proceso electoral de manera tácita y directa, pero a López Obrador esas acciones le hacen lo que el viento a Juárez.


Este Miércoles los candidatos de MC y del PRI en Nuevo León y en Guadalajara el aspirante a la alcaldía por MC deben estar muy pendientes, pues el hecho de saberse en la lupa del Presidente, sea verdad o sea mentira, el aparato de la Fiscalía General de la República, el titular de la UIF y otros funcionarios y organismos están al servicio de la orden, del aparato que maneja a capricho tal o cual señalamiento a manera de cumplir o solo amedrentar.


El caso del 6 de Junio no es menor, el Ejercito Mexicano estará a prueba, si, la institución que también recibe ordenes de su comandante supremo y que por historia resguarda las delegaciones del INE, así como garantiza la seguridad en los comicios estará del lado de la legalidad o del lado del partido que se quiere mantener en el poder, aún cuando el Pueblo tenga en algunos lugares otra decisión, las encuestas lo dicen y en esos lugares es donde se encienden los focos amarillos en torno a la estabilidad y el estado de derecho.


Al presidente le ha salido hasta el momento su estrategia de amague, los casos están ahí, los que he mencionado en esta columna y los otros que terminaron callando, ex secretarios que tuvieron que salir exiliados para evitar el enojo de quien fuera su jefe y al que no le gusta que lo contradigan, pero también está el otro lado de la moneda, un Diego Fernández de Ceballos que en 2 cartas sin respuesta ha puesto al ejecutivo nacional en un aparador, expuesto y sin reacción.



Hay también por cierto, en Palacio Nacional, un Presidente que prometió cárcel para los ex presidentes, lo hizo en los tiempos de campaña perro no ha cumplido, porque sabe que no hay manera de comprobar lo que rebasa en muchos casos las sospechas. López Obrador está en un momento difícil, ya no son los 30 millones que en el discurso era su bandera de grandeza y de legitimidad, tampoco es su nivel de aceptación el que muestran los sondeos y encuestas. El 6 de Junio pues, el voto también será a favor o en contra del proyecto de un presidente.


Ramiro Escoto Ratkovich
Twitter: @Ramiro_Escoto

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search