jueves, 17 de junio de 2021

El rostro del olvido

El rostro de Cristina también es el reflejo de madres y padres que han perdido a sus hijos ante la incapacidad y el abandono de las autoridades





Los ciudadanos solemos ser como una ficha de intercambio al mejor postor, somos el punto de atracción de quienes buscan un cargo político cuando inician campaña y dejamos de serlo cuando se dan por ganadores o perdedores.

Las y los candidatos pasamos a una especie de olvido, en cuanto los números favorecen a unos u a otros. La memoria del candidato cambia de dirección y las calles recorridas y las historias escuchadas, pasan a la legión del olvido.

El interés por gobernar se achica a lo que toca, a las decisiones más próximas y a lo que merece la atención directa.

Comienzan las negociaciones sobre la mesa, la exigencia de los acuerdos prometidos, los nombres de mujeres y hombres que comienzan a pedir un espacio en la agenda del nuevo actor político orillándolo a que los temas que antes eran prioritarios, pasen al olvido.

La intensidad con la que se viven los procesos electorales es tan vehemente para quienes participan en ella, que posterior al día de la elección llega una especie de resaca post-electoral en donde el sentimiento de urgencia termina por desvanecerse.

El rostro que vemos en la fotografía de hoy es de Cristina, la hermana de Rosa, la chica que fue arrollada junto a su hija en Mexicali, la semana pasada.

Cristina exige justicia para su hermana y sobrina que murieron al instante que un joven en presuntamente estado de ebriedad las atropellara mientras caminaban de regreso a su hogar.

A inicios de esta semana un grupo de manifestantes la acompañaron a las afuera del Centro Cívico para exigir justicia a las autoridades que dejaron libre a Daniel de 33 años, quien confirmó que sí estaba bajo influjos del alcohol y que únicamente fue detenido por una fala administrativa.

La indignación de amigos y familiares de Rosa de 40 años y Leah de 9 está plasmada en el rostro de Cristina, quien fotografió el fotoperiodista Víctor Medina con la entereza de cualquier profesional que mira y atestigua el dolor y sufrimiento de alguien ajeno a él.

Una imagen que tan nítida que sus lágrimas nos duelen también a nosotros, que sus ojos cargados de llanto transmiten la desesperación e impotencia al saberse incapaz de traer de vuelta a su hermana y sobrina y peor aún, hacer entender a las autoridades que Daniel iba manejando bajo los influjos del alcohol y que está libre, como si nada hubiera pasado.

El rostro de Cristina también es el reflejo de madres y padres que han perdido a sus hijos ante la incapacidad y el abandono de las autoridades, entiéndase de los políticos, de la policía, ni de quienes tienen la última palabra ante la propia ley.

Ella es una de las tantas mujeres que acuden frente a las debidas instituciones a gritar, a exigir y rogar por atención y justicia. Lamentablemente se sumará a los miles de personas que se han quedado en el camino, porque quienes dirigen sus estados o municipios se han olvidado de escuchar y de mirar a los ojos a la gente.

Porque esos actos pareciera que solo se logran en campaña, en el campo, en la calle y con el interés de llegar al poder. Cristina es el rostro de muchos y muchas ciudadanas que se quedaron en el camino de los meses anteriores en que los candidatos y candidatas los escucharon y les prestaron la suficiente atención que muchos se ilusionaron y les dieron el voto.

Hoy, seguramente muchos esos rostros están siendo olvidados por la ventura de recibir sus constancias de su próximo y triunfador cargo.


Laura Garza

Twitter: @LauraGarza

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search