viernes, 18 de junio de 2021

La ofensiva contra la clase media

Han pasado casi 3 años desde que el pueblo eligió presidente, y éste aún no se entera que el ejercicio de gobierno es para administrar a todos, y no sólo a quienes simpatizan con sus ideas.




Andrés Manuel López Obrador no gobierna para todos, y esta verdad es más delicada de lo que aparenta, o de lo que muchos entendieron tras sus polémicas ofensivas en contra de ciertos sectores de la clase media.


Palabras más o palabras menos, López Obrador aseveró que no simpatiza con quienes tienen una maestría o un doctorado, aquellos que tienen aspiraciones: "a esos hay que dejarlos seguir su camino", porque son "difíciles de convencer".


En una línea paralela, los analistas, y quienes se ostentan en el "Círculo rojo", comienzan a descifrar el gobierno de López Obrador en su recta final, la segunda mitad del mandato, o siendo un poco más claros: en el camino de la sucesión.


Tras el resultado de la última elección, el fantasma de la reelección, o de la extensión de mandato parece irse perdiendo en el horizonte, aunque aún no es una posibilidad descartada, sin embargo pareciera que López Obrador erra al distanciarse aún más de una clase media que tuvo mucho que ver en el resultado de ese cada vez más lejano 2018 que lo colocó en la silla presidencial.


Es un hecho que el morenista perdió no sólo la brújula, sino también la confianza de un cada vez más estrecho grupo de personas, que se ven ahogados en medio de una economía que pasa por uno de sus momentos más complicados en la historia reciente, sino también ante el cada vez mayor número de pobres en nuestro país, el raquítico crecimiento del Producto Interno Bruto y el paso incontenible de la inflación.


El anuncio del tabasqueño es claro: él le habla a quienes él considera "pobres", porque, leyendo entre líneas, ese es un sector que "le entiende", a ellos dirige su mensaje. A los demás, a los de arriba, a los de en medio, y los que buscan avanzar, ni los "buenos días".


Tremendo mensaje desde el púlpito de Palacio Nacional. El presidente de todos los mexicanos tiene el oído y los brazos abiertos para quienes pueden disculparle todo, y los que no: "con su pan que se lo coman".


López Obrador siempre ha buscado su lugar en la historia, junto a los caudillos, los reformadores y los héroes que nos dieron patria, y comparte sus permanentes esfuerzos de campaña con la persecución de este sitio, sin embargo olvida, voluntaria o involuntariamente, que el pueblo recuerda a quienes pelearon por ellos, y no quienes les dieron la espalda.


Orson Ge

Twitter: @orsonjpg




Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search