sábado, 5 de junio de 2021

Reflexión electoral

 Estoy decidiendo por quién votar, y pensé en esto: 




Estas elecciones, “las más grandes de la historia”, desataron un problema epistémico mayúsculo. Los comicios requirieron que los partidos encontraran 450 mil candidatos. (Imaginen, por ejemplo, llenar un poco más de 4 veces el Estadio Azteca, de ciudadanos probos y aptos para un cargo de elección popular.) Ese es un problema político; pero tiene una contraparte comunicativa:


Medios y periodistas tienen que crear conocimiento de esos 450 mil candidatos. Las condiciones de producción, ya lo sabemos, no son las mejores (pocos periodistas, bajos salarios, explotación labora, violencia). Además, por alguna razón, según los monitoreos que hemos hecho, la cobertura es desproporcionadamente mayor a las competencias de munícipes y se dejan, muy por detrás, a las campañas de diputados locales y federales. Aquí hay un primer problema epistémico que implica a) la complejidad de cubrir elecciones tan amplias y b) una inequidad en la producción de conocimiento sobre ciertas competencias sobre otras. 


Lo anterior tiene, como cascada, una consecuencia para los ciudadanos, la cual se puede formular como un segundo problema epistémico: ¿cómo hacer el trabajo para conocer a todos los candidates por los que vas a votar con tantos candidatos y la con baja producción informativa de las industrias periodísticas? Por ejemplo, yo podré escoger entre 30 candidates entre presidencia municipal y diputados locales y federales. Es muy complicado para mí poder estudiar a todos estos personajes porque hay poca inforamación sobre de ellos y por el tiempo que me llevaría hacer una investigación propia. 


Al parecer, la idea de “juntar” elecciones, para reducir costos, está teniendo consecuencias que nadie imaginó y que son costosas para la vida política del país. Aquí hay un reto importante hacia el futuro.

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search