lunes, 26 de julio de 2021

¡Éxito, consulta impopular!

La ley mexicana marca que para consultar a los habitantes de nuestro país solo se les puede convocar el primer domingo de agosto, por lo que esta misma semana viviremos una jornada histórica para México, la primera en su tipo y ahí centraré mi reflexión, en la oportunidad de poner a prueba un mecanismo que le urge a nuestro país: la consulta al pueblo.



La pregunta oficial para la consulta me resulta ridícula y raya en la estupidez: 

“¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”


¡Por Dios!, ¿Qué es esto, una pregunta o una reflexión Socrático-Platoniana? 


En fin, está elaborada por mexicanos complicados decididos a complicarle la vida a los demás mexicanos, solo eso y nada más.


La 4T busca cumplir con otro requisito, de esos que a su juicio los hará “históricos”, como el de ser el primer gobierno en aplicar este mecanismo, sin importar lo insulsa e intrascendente que sea, solo quieren pasar a la historia, ¡como sea, pero que sea!


Ciertamente este proceso nos dará luz para saber de qué estamos hechos como sociedad y aunque hueca y tonta la consulta pondrá a prueba nuestra capacidad de movilización. 


El tema es que se requiere un mínimo de 40% de participación para que se convierta en “vinculante”, ¡para que valga pues!… algo así como 37 millones de mexicanos votando, permítanme ponerlo en duda, ni siquiera el candidato eterno y todopoderoso de las urnas, el Sr López superó ese número, entonces todo parece indicar que será de nueva cuenta otra historia de “aprenda a tirar dinero de manera fácil”, ¡al estilo México!


No comprendo porque la necedad de querer someter a una pregunta la aplicación de la justicia, eso es una ofensa a la inteligencia del mexicano, si hay elementos pues se persigue y se aplica, ¡vaya teatro político lamentable, ridículo! 


Aún así rescato algo que nos debe quedar para la reflexión real, nosotros los ciudadanos también podemos exigir una consulta y créame que es numéricamente más fácil de alcanzar, pero eso sí, hay que echarle ganitas: “ la consulta puede ser solicitada por los ciudadanos, en un número equivalente, al menos, al 2% de los inscritos en la lista nominal de electores”.


De tal suerte que yo sí le deseo éxito a esta versión de consulta impopular. Solo así podremos ser más activos, usando las herramientas que la ley nos da, pensemos en lo valiosos y poderosos que podemos llegar a ser, la única forma de tener el poder en las manos es sabiendo como se llega al mismo, al poder de agruparse, de coincidir en una idea, de aglomerarse en torno al bien común, hagamos todos lo posible por dejar en claro que la consulta va y que todo México tiene la capacidad de moverse.


Ramiro Marmolejo Galindo .

Twitter:   @marmol_digital



Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search