jueves, 8 de julio de 2021

La realidad se come al discurso

Para Andrés Manuel López Obrador desde candidato prometer nunca le empobreció, sabían que en el discurso podía encontrar el deseo reprimido del Mexicano que quería ver un país mejor, así lo hizo durante años, viendo fácil que desde el poder las cosas cambiarían a través de una administración responsable y terminando con la corrupción. Pero en sus 3 primeros años, el presidente se ha topado con pared, y el que antes era un discurso para convencer, hoy se ha convertido en su propio enemigo: la demagogia, cara y mala.



Ahora el presidente nos sorprende con otra ocurrencia, la llegada de Gas Bienestar, que junto con la Universidad Benito Juárez así como el Banco del Bienestar y sus miles de sucursales en todo el país y otras ocurrencias más, no han sido tangibles y tampoco han generado un plan de puesta en marcha, porque simplemente no hay dinero, a menos que salga una vez más de la rifa del 15 de septiembre próximo, de donde por cierto aún hay dudas del anterior donde sólo sabemos que no se vendieron todos los boletos y que ello representó sacar de otros fondos para poder solventar los premios ofrecidos.



Un presidente que dedicó horas a criticar el avión presidencial que, en 3 años sigue pagando renta, mantenimiento y gastos, y que no se ha usado, un lujo caro, muy caro que cada día se desgasta y del cual dejó de hablar pues los verdaderos datos ya no le dan para un discurso, que por cierto terminó cuando tras tanta mentira de que había interesados en su compra, lo evidenciaron cuando mencionó a la ONU como el organismo que pedía proteger la integridad de quien quería supuestamente adquirirlo.



El presidente desde el principio de su administración ofreció un México en Paz, no ha sucedido; las lamentables declaraciones que hizo sobre denunciar con sus mamás a los delincuentes o aplicar los abrazos y no balazos así como enfrentar a la delincuencia con métodos más humanos no han hecho más que escarnio en la opinión pública y en quienes ven inoperancia en un sistema ya rebasado e imposible de gobernar en ese rubro.



El presidente advierte que hay sucesores que darán batalla en el 2024, Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum, ambos corresponsables de la línea 12 y quienes seguramente no estarán involucrados en el expediente sancionador, y que saben que de llegar a la posibilidad de ser los ungidos oficialmente no la tendrán fácil pues en los siguientes 3 años deberán cuidar mucho sus discursos, sus actos y a sus gentes, no pueden exponerse siquiera a afirmar que buscarían dar seguimiento a la 4T cuando ésta sólo ha ocasionado un retroceso en todos los aspectos.



Una encuesta, donde lo coloca como el mandatario más exitoso, el mejor del mundo, presumió este miércoles, pero en la burbuja que también presentó la semana pasada a 3 años de su triunfo en las urnas y de la cual no supo siquiera el nombre de la encuestadora y su metodología.



El rey que sólo quiere que se hable bien de él, y que cree que las palabras construirán lo que se ha caído; no dudo que la tercera oleada sea motivo de un nuevo discurso en favor de los contagiados, la llegada de destrucción por el mal tiempo y sin Fonden, nuevamente escuchemos frases como: primero los pobres y llegarán entonces con enseres y menajes, con dinero y esa esperanza fincada en frases y comparativas con otras administraciones.



El presidente no se cansa de prometer pero dígame usted, ¿en qué ha cumplido?


Ramiro Escoto Ratkovich 

Twitter: @Ramiro_Escoto

   

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search