viernes, 23 de julio de 2021

... pero sigue siendo el rey

Por el bien de todos, primero... el beisbol; ¿O cómo era?




Si algo ha caracterizado al gobierno de López Obrador es la tan manoseada austeridad. Un rigor presupuestal que ha alcanzado zonas tan sensibles como lo son la salud, la infraestructura y hasta la protección cibernética de sensibles sectores de la administración pública.


Sin embargo, existen dos rubros en los que no se ha escatimado ni el último de los centavos, y para los que siempre ha habido presupuesto sin límite: las obras emblemáticas y el baseball.


Las primeras, son la búsqueda de la placa sempiterna que representa una de las tradiciones más arraigadas en la administración pública: Dos bocas, el Tren Maya y .... ostentarán en sus centrales un recuadro metálico con el célebre nombre de Andrés Manuel López Obrador.


Mejor manera de ingresar a la posteridad, imposible.


Por el otro lado estarán los formidables estadios de beisbol en los que la presente administración ha invertido la nada despreciable cantidad de 1,187 millones de pesos entre adquisiciones y mejoras. Tres de ellos en el sureste, zona predilecta del mandatario, y los dos restantes en el estado de Sonora. 


Tan suntuosa inversión no deja lugar a duda: para esta administración hay prioridades. La mala noticia es que también existen asuntos que no son prioridad, y pasan a segundo plano.


Esta semana, por enésima vez se anunció que tanto los medicamentos, como los tratamientos contra el cáncer, están a punto de llegar, y que las compras consolidadas se verán reflejadas en el beneficio de miles de pacientes que las esperan con más necesidad que ansia. Sin embargo, no es la primera vez que se repite esta gran suposición, y hasta ahora, el abastecimiento ha sido insuficiente.


Tampoco se puede esconder que el programa "Siglo XXI", que beneficia a más de cuatro millones de familias mexicanas pasó a un nivel de cero pesos en los renglones presupuestales para el ejercicio 2022, una vez más, los padres y familiares de niños con padecimientos como el cáncer, y males crónico degenerativos, tendrán que salir a buscar el apoyo de la sociedad civil, a través de una asociación, o sumirse en deudas para tratar de sacar adelante, por su cuenta, lo que antes recibían por parte del aporte gubernamental.


Cuesta trabajo entender las motivaciones con las cuáles se ejecutan estos movimientos presupuestales, más allá de lo que por obviedad salta a la vista: el beisbol puede no ser el más popular de los deportes fuera de Palacio Nacional... pero sigue siendo el rey.


Orson Ge

Twitter: @orsonjpg

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search