jueves, 5 de agosto de 2021

Ciencia, fe… y política

El discurso no tiene ni siquiera el tono de la gravedad que esto toma en México, el Covid 19 sigue avanzando con cifras inimaginables, niños, jóvenes y adultos llegan a las ya saturadas salas de emergencia y hospitales para ser atendidos. 




La cifra que se publica a diario sobre el caso de contagios parece no estar apegada con la realidad de las escenas dantescas a las afueras de farmacias, laboratorios y lugares donde la prueba y detección del SARS-CoV2 es lo más buscado ahora.


El comportamiento de una sociedad que sigue poniendo “peros” al uso del cubre bocas, bajo el pretexto de sentir que se ahogan, o porque el tiempo de traerlo puesto ha sido suficiente en estos 18 meses, pero no se ponen en el lugar de los que murieron ahogados o que no pueden estar respirando por si mismos y dependen de un tubo del que no pueden hartarse.


No hay gripas simples en tiempos de Covid-19, ni tampoco fiebres por los cambios de clima, todos los síntomas deben ser consultados con el médico, no es exagerar, es que realmente no podemos sentirnos expertos de algo que la ciencia aún no puede determinar
.

El discurso de regresar a clases en Jalisco, más bien parece una réplica que en el Ejecutivo Federal hemos escuchado una y otra vez hasta el momento en que esta semana se dijo: “si no quieren llevar a sus hijos a la escuela, ¡no los lleven!”. Empero, la UDG, el IPN y la UANL decretaron que su regreso a clases no será presencial, advirtiendo que no existen condiciones y que los modelos científicos anticipan que vendrá una ola mayor justo en septiembre, mientras que en la primera quincena de agosto se alcanzará el pico máximo de la llamada tercera ola.

Padres de familia hoy discuten el asunto; algunos prefieren esperar con el resultado de algunas medidas que se han tomado confiando en que la gente acatará y bajará la incidencia, pero otros ven una realidad distinta y advierten que este discurso obedece más a lo político que a lo que se debe preservar bajo cualquier circunstancia: la salud misma. La presión de colegios, universidades y otros sectores estarían poniendo en riesgo a población satélite que convive con estudiantes: padres de familia, abuelos, tíos, primos, etc. Porque aunque el discurso al respecto sea que a los niños le da pero poquito, trasladan el virus como contagio a los más vulnerables y ahí, como caballo de troya, comenzará la cuarta ola


Considero que el tema del regreso a clases aún y que lo juren y perjuren aún no será un hecho, más porque este virus no responde a escenarios previstos, sólo hay que ver que en Europa en segundos y terceros “encierros masivos” se logró reducir pero no erradicar la pandemia. De hecho donde se regresó a clases de principio se tuvo que volver atrás por propia seguridad.


La política apuesta a la vacunación masiva, y aunque no declaran sobre las dudas respecto a la efectividad de algunas marcas como la de Cansino, tampoco aclaran donde están 20 millones de vacunas que no cuadran en el número de llegadas con las aplicadas, no hay discurso explicativo sobre las llamadas jeringas ahorradoras y los videos que se han hecho virales donde se ve que la dosis no entra intravenosa y que se desparrama sobre la jeringa.


Si en México es necesario una especie de Pasaporte sanitario como ya lo exigen en algunas ciudades de Estados Unidos, en España y otros países, el nuestro no ha tenido capacidad de respuesta ante miles que ya han sido vacunados y no han podido obtener su certificado de vacunación oficial. Otro tema en el que tampoco hay respuestas puntuales.


Hoy sé y de buena fuente, que la ciencia está trabajando sobre la creación de medicamentos, el virus se va a quedar por mucho tiempo, se ha demostrado que la vacunación es efectiva y a casi un año de su primera aparición, más datos existen sobre su siguiente evolución, permitiendo blindar con más escudos a la toda la población expuesta.

No hay que perder la fe ni la esperanza. Es un hecho que tenemos que aceptar que mientras sigamos siendo personas negligentes y rebeldes con las medidas, el virus seguirá acechando y cobrando sus víctimas, uno a uno… como los más de mil 500 contagios promedio que a diario concentra Jalisco: el promedio semanal es de 10 mil 500 y el mensual de 45 mil.


Ramiro Escoto Ratkovich
Twitter: @Ramiro_Escoto

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search