lunes, 16 de agosto de 2021

¿El perdón se ofrece?

Leí por ahí:





“El perdón se pide y las disculpas se ofrecen”.




No puedo encontrar mejor frase para dibujar el fallido “recuerdo” de los 500 años de la caída de Tenochtitlán .




Cuando no hay claridad en las ideas el destino es bromista y el universo es socarrón, y ambos le jugaron una mala pasada al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador; dudo mucho que su intención fuera hacer que los pueblos originarios “le ofrecieran perdón” por la conquista española. Lo qué pasó es que durante el discurso en la ceremonia por los 500 años de la intervención europea el señor López intentó “ofrecer disculpas” por las “atrocidades” cometidas en contra de los indígenas pero acabó por “ofrecer perdón”, un equivocación que le puede pasar a cualquiera y no reflexiono sobre eso, claro que no, simplemente se le cruzaron los cables en un momento inoportuno.




Lo qué pasa es que a mi juicio cuando no tienes una argumentación sólida, sin sustento pues, puedes caer en imprecisiones que denotan tu endeble estructura discursiva y en el tema mismo.




Lo que quiero decir es que esta simple pifia denota que el tema llegó muy forzado, después de años de mudo conflicto con la corona española, recordemos que hace tiempo Andrés Manuel pidió a los Españoles que se disculparan con nosotros por todas las “tropelías” que hicieron sus antepasados a nuestros antepasados durante la conquista española, ¡momento de ridículo internacional! Pero, ¿Cómo olvidar este tema? Imposible para una persona férrea en sus creencias como López Obrador.




A tiras y tirones llegó la fecha y la ceremonia tenía que hacerse a cómo diera lugar, la idea estaba fuerte solo en el hecho, tanto que a la hora del discurso simple y sencillamente apareció el error de concentración, por eso, porque la concentración estaba en cumplir el “capricho”, no en la esencia del mensaje.




De nueva cuenta fuimos ridículo nacional e internacional no solo por el sordo y caro evento sino por lo hueco del mensaje que no interesó ni a los mismos mexicanos.




Me preocupa que Andrés Manuel confunda cumplir “promesas” con cumplir “caprichos”, el país necesita cumplimiento a los temas del presente y no la recuperación de los pendientes del pasado, vivir en el pasado es vivir en el odio y en el rencor, aprender del pasado es tener un mejor presente y diseñar un futuro ¡gigante!




Por eso insisto en que forma es fondo: el perdón se pide y las disculpas se ofrecen. Si no sabes la diferencia mejor no te metas en esos confusos caminos.

Por :   Ramiro Marmolejo Galindo .

Twitter :   @marmol_digital

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search