jueves, 12 de agosto de 2021

Leyes a modo

Gobiernos y gobernados, cada quién en su camino, en su discurso; unos a favor de que se cumpla la ley y otros que buscan el amparo como una forma de protección a lo que consideran arbitrario, recaudatorio o prepotente.




Por el principio, el Gobierno pide un permiso a los autos que circulan con placas foráneas, que traigan su verificación; es parte de una regla que además pretende regular el tránsito de algunos vehículos evasores de responsabilidad en temas de foto infracción o que pudieran estar vinculados a un delito, sin embargo, usted y yo conocemos a quienes usan esos vehículos con esos fines ( al menos yo con lo de los excesos de velocidad ) y conscientes de que lo hacen para burlar una ley, critican la medida.




El tema de la verificación vehicular, que hasta el momento ha mejorado el nivel de participación ciudadana, y a decir de SEMADET 8 de cada 10 vehículos han pasado en la primera revisión los índices marcados por la norma, advierte que al menos la conciencia de que es necesario cumplir también como automovilista con ese deber moral de la conservación del medio ambiente. Es cierto, te cobran $500.00 por el holograma, pero aún y cuando fuera gratis, les aseguro que muchos no acudirían.




Hablado de autos, el Gobierno advierte multas a quienes circulan con cubre placas, vidrios polarizados, sin matrícula o con alteraciones en faros, como estrobos; además que algunos circulan con sirenas sin ser vehículos de emergencia o de plano sin faros o luces traseras. Esto a todas luces representa una multa por faltas al reglamento de tránsito, pero para quienes aplican la ley parecen estar exentos, y es que vemos con más frecuencia circular camionetas que forman parte del parque de la fiscalía que no tienen placas y que están polarizadas, al mismo tiempo que nos informan que en un operativo, por ejémplo decomisaron vehículos con esas características que pertenecían a grupos delincuenciales, entonces?, no sabemos quién está circulando justo a lado de nosotros, si son los buenos o los malos.



O qué me dice de los agentes en motos, armados y conduciendo motocicletas también sin placas, es impunidad, prepotencia u omisión; las corporaciones parecen sólo ver al ciudadano como enemigo y no como al que sirven y protegen, ellos aplican la ley, su propia interpretación a la ley y se advierten que la placa les da derecho soberano sobre el gobernado que en la justicia pone en la balanza también al lado que no cumple.




Las faltas que comete un servidor público y que son comprobables se enjuician si, eso es verdad pero hay que hacer un papeleo increíble para que suceda mientras que impunemente otros cientos viola todos los días ese mandamiento que debería ser sagrado al tener la oportunidad de ser servidores públicos, ahí está una oportunidad para las nuevas administraciones donde sin duda tendrán que trabajar en dar una mejor imagen pública a los policías, que en gran porcentaje no son vistos como autoridad, no confiables, sino por el contrario, se perciben prepotentes y autoritarios, dan miedo dice un sondeo que publiqué en mi cuenta de twitter el pasado Miércoles.



Las leyes que tenemos hoy, y las de mañana son perfectibles, pero hay que aceptarnos como sociedad que las empleamos a modo y a conveniencia, pero lo sabemos: una verdadera ley no se interpreta, se aplica. Siempre que podemos usamos el ejemplo más cercano: Estados Unidos de quien curiosamente cuando vamos, somos los más respetuosos de la ley, nos adaptamos, nos transformamos.



¿Usted de qué lado está?

 

 


---

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search