domingo, 1 de agosto de 2021

Que no se nos olvide esta imagen

 

Vivimos en los tiempos en que sin imagen no se cree, pero con antecedentes como los que hemos podido ver en este sexenio, podemos esperar que aún sin tener imagen, pasará






Badiguarato es una ciudad pequeña con alrededor de 6mil habitantes y está a 80km de Culiacán en el estado de Sinaloa.

Una ciudad conocida por sus habitantes dedicados al narcotráfico como Rafael Caro Quintero, Ignacio Coronel, El Mayo Zambada El Chapo Guzmán y los Beltrán Leyva, por solo decirle los que estoy segura que va a recordar.

Justo allí fue donde El Chapo cultivaba mariguana en su infancia y hoy está dentro de la zona del Triángulo Dorado considerada una de las más competitivas en la producción de opio.

La pobreza, el crimen organizado, la historia del Chapo y su rancho en medio del cerro en donde parece vivía su madre, la señora María Consuelo Loera Pérez, hasta un ataque por parte del Cártel de Sinaloa por ahí del 2016.

La casona de color rosa, bardas blancas, con un templo llamado Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, que el propio Guzmán mandó construir para que todos los domingos hubiera celebración.

Una ciudad liderada por el Cártel de Sinaloa y disputada por los hijos del Chapo, un territorio que no había sido visitado por otros presidentes, particularmente en los últimos tres sexenios bajo el mando de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, pero que a Andrés Manuel López Obrador sí le ha interesado tener cercanías.

El presidente arrancará sus giras cotidianas de fin de semana por los estados de Sinaloa, Durango y Nayarit, y han especificado que el viernes y sábado los eventos sí serán públicos y abiertos a la prensa, mientras que el domingo no habrá manera de saber qué pasará.

¿Casualidad o intención?

En esta tercera visita de López Obrador a Badiguarato, desconocemos si pasará o no que la señora Consuelo Loera vuelva a tener un encuentro con el presidente. Incluso el día de ayer apareció en los medios un comunicado en donde se decía que la madre del Chapo se había contagiado de Covid hace tres semanas.

¿Casualidad o intención?

Por eso hoy la imagen que les presento en este espacio, es la que vimos hace un año al principio de la pandemia en donde la señora Loera esperaba al presidente desde su camioneta para saludarlo, acto que él acató.

La imagen es una escena que contradice toda la ideología y argumentos que López Obrador ha impuesto entre sus seguidores y lo que vendió a todo un país, como el que no caería en los mismos actos de los pasados presidentes de tener vínculo con el crimen organizado.

No olvidemos esta imagen que salió de un teléfono celular que alguien logró grabar y pudo difundirlo de tal manera que no quedara en un evento privado.

Y no la olvidemos porque probablemente pasará y no sepamos de ella, a excepción que alguien de nueva cuenta logre la hazaña de captarlo.

Vivimos en los tiempos en que sin imagen no se cree, pero con antecedentes como los que hemos podido ver en este sexenio, podemos esperar que aún sin tener imagen, pasará.

Nos hemos vuelto desconfiados y razones suficientes tenemos, como por ejemplo, la imagen del 29 de marzo del año pasado.



Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search