lunes, 20 de septiembre de 2021

Andrés el ambidiestro

Como olvidar aquella imagen histórica y llena de emotividad, esa cuando en los jardines de la Casa Blanca se ve a un Andrés Manuel López Obrador sonriente y complacido parado frente a un atril, al fondo las banderas de México y Estados Unidos, a un costado en otro estrado de iguales dimensiones al Presidente Norteamericano Donald Trump, quien con una complaciente sonrisa observa como López Obrador le aplaude efusivamente, ambos mandatarios entrelazan sus miradas demostrando respeto y cariño...



¡Qué hermoso! ¿O no?


Era obvio que se habían alcanzado acuerdos entre el “eterno opositor de México” y el “supremacista gringo”, sonaba y se veía raro pero así era, un eterno defensor de los pobres ahora levantaba el puño a un capitalista por excelencia, en fin, todos entendimos que al convertirse en Jefe de Estado, el Señor López había entendido el rol que se debe vivir al estar al lado del país más poderoso del mundo.


Meses después de aquella imagen histórica, México se convierte en sede de la Reunión de Presidentes y Jefes de Gobierno de América Latina y el Caribe, convulsa región del mundo en la que se ha puesto de moda el populismo salpicado de autoritarismo, incluso Cuba, a través de su Jefe Máximo fue invitado de honor en los festejos patrios mexicanos; ya durante la reunión hicieron gala de toda su excentricidad los mandatarios de Venezuela, Nicaragua y Perú, pero la nota la dieron los presidentes de Uruguay y Paraguay, quienes haciendo uso de la caballerosidad y alto protocolo dejaron en claro su rechazo al autoritarismo y el nulo respeto a los derechos humanos que Cuba y Venezuela han demostrado en los últimos tiempos.


De tal suerte que el Señor López primero reverenció a un supremacista de extrema derecha y luego abrazó a una pareja de dictadores disfrazados de izquierdistas, entonces, ¿en dónde quedó México?, ¿de qué lado estamos los mexicanos? 


A ciencia cierta, el país no demuestra una postura soberana clara, cual veleta nuestra diplomacia da bandazos por el Mundo ¡y no se define hacia ningún lado ! … 


Si la respuesta es la que siempre han dicho: “la autodeterminación de los pueblos”, pues sigo sin entender por qué esa “autodeterminación” quitó a Donald Trump en Estados Unidos y lucha a sangre fuego contra las dictaduras en Cuba y Venezuela… es decir, México podría estar en favor de la real democracia y el respeto a la justicia, y eso no significaría meterse en la soberanía de otro estado.


Lo que más bien parece es que el Señor López no quiere enfrentarse con “personajes de poder” y lo más cómodo es levantarles la mano, borrando por completo lo que piensen los pueblos, ya sean norteamericanos, cubanos o venezolanos… ¡o de donde sea! Total, esos ciudadanos extranjeros jamás le reclamarán nada.


Esa es la idea personal y el interés personal del Señor López, pero para nada tiene que ver con lo que pensamos los mexicanos y que debe ser escuchado por nuestros hermanos de otra naciones; seamos solidarios y generosos con la región, no mostrar intereses ocultos como los del ambidiestro Andrés.


Ramiro Marmolejo Galindo .

Twitter :   @marmol_digital

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search