lunes, 27 de septiembre de 2021

Cerrazón sin razón

Y hoy en un capítulo más de “cerrazón sin razón”: 


“Los Malvados Niños del COVID-19”.



Resulta ser que de nueva cuenta al Gobierno de la República se “le volteó el chirrión por el palito” y vuelve a caer en su propio juego de palabras de que “con los niños no”…


El escenario fue la Nueva Galicia, región occidental del México colonial y conservador conocida modernamente como Jalisco y que tanto incomoda al transformador Don Andrés.


Al grito del: "¡Áy Jalisco no te rajes!", un grupo de niños héroes del combate al COVID-19 se armaron de sus propios padres y los animaron a solicitar sendos amparos para ser vacunados contra el coronavirus, es decir, consiguieron que un abogado hiciera lo que un doctor no podía y no por falta de ganas sino por falta de orden de un político federal, hoy estos chamacos jaliscienses son ejemplo nacional.


Primero fueron 12 menores, luego subió a 17 para al final conseguir que fueran 20 chicos y chicas de Jalisco los primeros inmunizados de este bello estado mexicano.


Pero ahí no para la cosa, el Colegio de Abogados de Jalisco adelantó que decenas de padres de familia están buscando este recurso de amparo para alcanzar la vacunación.


Pero lo que llama mi atención es que al día siguiente de lo qué pasó en Jalisco sucedió lo impensable, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador reculó y el propio líder de la 4T dijo que siempre sí vacunarían a los menores de México  ¡Que generoso! ¿no? pero no, no es así…


Una semana antes el Gobernador Electo de Nuevo León, Samuel García, empezó a llevar a sus niños a vacunarse a Texas. Caravanas de camiones encabezadas por él y su mediática esposa cruzaban a Estados Unidos cargados de niños para ser inmunizados… ¡vaya duro revés para la política de vacunación federal!


La fuerza de los dos estados más poderosos de México pusieron en jaque al Señor López quien tuvo que ceder y confirmar a través de su palero, el doctor Hugo López-Gatell, que en Octubre iniciaría la vacunación de los niños identificados con comorbilidades, ¡por lo menos un buen inicio! 


De paso el partido Movimiento Ciudadano -sin querer queriendo- mostró su fuerza y arrodilló a la Federación en una buena causa: la vacunación por fin de los pequeños mexicanos, esos a los que el Gobierno Federal se cansó de decir que no son grupo de riesgo y que el mundo entero demostraba que sí debían ser vacunados.


Ya sabe usted que para mi Forma es Fondo y con estas acciones, Andrés Manuel López Obrador deja en claro de nuevo que es terco y obstinado, negado a rectificar y aceptar cuando se equivoca, ahora los niños, tan golpeados por el Señor López, le dicen sutilmente que su estilo de gobierno es la cerrazón sin razón.


Ramiro Marmolejo Galindo

Twitter :   @marmol_digital

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search