viernes, 24 de septiembre de 2021

La última elección de López Obrador

A estas alturas del partido somos la gran mayoría los que sabemos que a Andrés Manuel López Obrador le encantan las elecciones, encuentra una gran fascinación en ser candidato, no así en encabezar gobiernos.



Muchos pensarían que la revocación de mandato a llevarse a cabo el año entrante sería la última elección del macuspano, sin embargo, eso sería dejar pasar lo que a últimas fechas se ha vuelto evidente: Andrés Manuel no dejará el plano político, como muchas veces lo ha anticipado durante muchas "mañaneras"; López Obrador ya le echó el ojo a una encomienda en el plano internacional.


No es un secreto que el presidente ve más grande la decadencia de su sexenio que cualquier analista o comentócrata. El tabasqueño ha hablado una y otra vez de sus posibles sucesores y ha puesto el tema en la palestra en más de una ocasión, anticipando el principio del fin de su administración.


Hasta hace dos semanas, era muy sencillo anticipar que la próxima revocación de mandato sería el último proceso electoral del cual el presidente tomara parte, tal vez sin avisar que el eterno candidato pretende serlo de nuevo, tal vez en el plano internacional.


Desde hace un par de meses, López Obrador ha sido crítico del papel de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para amalgamar especialmente a los países latinoamericanos y representarlos en un plano superior. Durante la pasada cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), el presidente ha mostrado su inclinación por mostrar a México, pero especialmente a su administración, como un conciliador, como amigo de los demócratas, pero también de los totalitarios, dejando asomar con estas dos situaciones su muy probable intención de buscar una posición, por lo menos en el plano latinoamericano en un futuro.


Tal vez esta posibilidad no estaba en el mapa de ruta del tabasqueño apenas unos meses atrás, sin embargo, y ante los hechos, hoy se comienza a dibujar la posibilidad de que López Obrador esté buscando una nueva elección, que lo mantenga en los titulares, en la opinión pública, y en su sitio favorito: en el poder.


Amigo de Maduro, Morales y Díaz Canel, pero también capaz de recibir a Kamala Harris y de desafiar a Joe Biden -aunque este último no se entere, ni le importe-, López Obrador comienza a develar una agenda con tintes cargados al interés latinoamericano. Aquél que hace apenas unos meses decía que "la mejor política exterior, es la interior", para justificar sus escasas apariciones en el plano internacional, parece haber saboreado en este roce una nueva oportunidad de alargar su tiempo en medio de la opinión pública, uno de sus objetos del deseo más evidentes.


Viene pues, la revocación de mandato, pero tal vez esto no sea ya el único objetivo en la mira presidencial.


Al tiempo...


Orson Ge

Twitter: @Orsonjpg 

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search